[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Manos diferentes


La mano que empuña el azadón supera en mucho a la que aprieta el gatillo de un revólver.

foto-articulo-Opiniones de hoy

Eran las siete de la mañana, cuando el Maestro de Anatomía traspuso la puerta del Anfiteatro. Las manos enguantadas y la gabacha blanca, se acercó con respeto a la caja metálica conteniendo el cuerpo. Después de tomar con su mano derecha la mano izquierda del cadáver, Carlos Mauricio Guzmán dio inició a la lección: La mano –dijo con voz autorizada– se compone de carpo, metacarpo y dedos; y sus 27 huesos están cubiertos por músculos nutridos por una red de vasos sanguíneos, a los que estimula una delicada trama de nervios. Sus movimientos y acciones son gobernados por el corazón y el cerebro. Los años me enseñaron que la descripción no era tan sencilla, pues la ternura me llegó a través de la mano de mi madre, la solidaridad por la mano de mi padre, y el amor pleno por la mano tersa de la esposa.

Con el discurrir de la existencia comprendí las diferencia entre las múltiples manos: una mano limpia es superior a una enjoyada; la mano que empuña el azadón supera en mucho a la que aprieta el gatillo de un revólver; así como la que enarbola un machete es superior a la que blande un cuchillo asesino; la mano abierta es digna de confianza, no así la empuñada que inspira recelo. Alegra el apretón de manos fraterno, mientras que enfurece al puñetazo aleve.

Andando el tiempo fui apretando manos amigas, dignas, honradas y trabajadoras, y para mi fortuna las encontré a montones. Durante los seis años de primaria en el Colegio La Juventud, los cuatro años de bachillerato en el Instituto Central y los ocho años en la facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos fui estrechando manos y consolidando amistades fraternas; una me insufló entereza, la otra apoyo, y la de más allá solidaridad plena.

En contraste, emergieron manos diferentes: agresivas, autoritarias, prepotentes, empuñadas, represoras. Esas manos iniciaron una persecución inicua, injustificada e implacable, arrasando con las manos que se les oponían. Fue así como manos bondadosas y justicieras, fueron sustituidas por otras malévolas y corruptas, confirmando las palabras certeras y lapidarias de la mártir Indira Gandhi: “Con el puño cerrado no se puede intercambiar un apretón de manos”.

Enero de 2019.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Richard Aitkenhead Castillo
Sin cambios, no habrán cambios

Nos gusta creer que es cuestión de pedir, no de hacer.

noticia Danilo Parrinello
Álvaro Colom Caballeros

(De los presidentes que conocí XVI)

noticia Katerin Chumil / elPeriódico
Fiscalía solicita que “el Taquero” enfrente juicio oral

Por asesinatos de Byron Lima y 13 personas más, 15 sindicados podrían ir a debate incluida una sobrina de la candidata presidencial Sandra Torres.



Más en esta sección

Comando Naval del Caribe realiza jornada médica para afectados por Iota

otras-noticias

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

Publicidad