[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Lucha de chances


“Hay dos pecados humanos principales, de los que se derivan todos los demás: impaciencia e indolencia. Por la impaciencia han sido expulsados del paraíso; por la indolencia no regresan”. Franz Kafka, Meditaciones.

foto-articulo-Opiniones de hoy

No se me olvida esa sentencia, del ex-Decano de la Facultad de Derecho, Rubén Contreras Ortiz, compañero de bancada en la Junta Monetaria: “mire Edgar”, acertó a decir, con su tradicional manera de ser, sin rodeos y punzante, “en este país, y en estos tiempos, más que una disputa de lucha de clases, lo que persiste es una lucha de chances”.

Eran los tiempos del neoliberalismo más rampante, cuando se liberalizaron las tasas de interés, el tipo de cambio y se satanizaba al déficit fiscal como el causante de todos los males de la patria; sin embargo, en el ambiente en que nos encontrábamos, era insultante observar los privilegios de quienes despreciaban el sector público. Con puestos casi heredados de generación en generación, con novias cursando maestrías y doctorados, y con tarjetas de crédito dispendiosas, dizque para gastos de representación. En ese ambiente, como en la milicia, los privilegiados y las promos están a la orden del día. Para ellos (la mayoría hombres), no hay servicio civil que aplique más que el de su coto.

Y qué decir del servicio diplomático, en donde los retoños de los pocos privilegiados pululan por embajadas y consulados, buscando por supuesto los ambientes chic. Resulta ser que luego de reflexionarse colectivamente sobre los abusos de Sandra Jovel, al haber introducido a sus achichincles, la prensa y los centros de pensamiento comiencen a darse cuenta que la vetusta Ley del Servicio Diplomático tiene 57 años de edad, y ha permitido el ingreso a las oficinas más perfumadas de La Haya, la OEA, y por supuesto las Naciones Unidas y las embajadas más apetecidas, en París, la Roma del Potomac, Viena, Berlín, y no digamos Roma y Londres, a los vástagos y machos alfa de las más nobiliarias familias del país, que en su entorno y sus bufetes de postín representan a los intereses foráneos de los logos, las marcas y la famosa industria extractiva.

Y como corolario, al desorden le siguen los intereses chanceros típicamente clasemedieros, amparados por las discrecionalidades de las postuladoras, y por pactos colectivos verdaderamente leoninos, que han privatizado el derecho laboral público y fragmentado con cotos prohibidos, y al acecho de los nepotismos tipo las huestes del exministro Jorge Villavicencio en el noble sector de la salud.

Propuestas… Las hay por montón, recuerdo como si fuera ayer la cara del exdiputado Muadi, quien hoy enfrenta una drástica pena por plazas fantasma, cuando el propio día que los fiscales lo taloneaban, él mismo presidía una serie de reuniones congresiles en donde se vertían propuestas de una nueva Ley de Servicio Civil, luego de la euforia esperanzadora de los acontecimientos de la Plaza en aquel abril del 2015 y meses posteriores.

En la sala estábamos a la espera de exponer un buen grupo de organizaciones. Este servidor representando a FLACSO, con una propuesta entregada a la comisión respectiva, y junto a otras de gran valía, como la del Colegio de Economistas, liderada por el expertísimo en estos temas Rolando Castañeda Quan.

Ni las municipalidades, ni las descentralizadas, ni el Ejecutivo, y muchos menos el organismo Legislativo o el Judicial han querido encarar con aplomo una nueva institucionalidad de ordenamiento de la función pública. Una que premie al mérito, a la carrera administrativa, a la profesionalización de actividades, y por supuesto la evaluación del desempeño. Lloran sangre ver los salarios del Congreso: un simple contador general se lleva Q76 mil al mes, más prestaciones, mientras que la Directora de Protocolo se embolsa pingües Q64 mil y el supervisor de ujieres y conserjes, nada menos que Q30 mil; y uno los ve pululando por los alrededores de la novena avenida sin mucho qué hacer, y se trata de hordas de gente de poca instrucción y con buenos conectes.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Vinicius de Moraes (IV parte y final)

¿Quién pagará el entierro y las flores, si yo me muero de amores?

noticia Evelin Vásquez elPeriódico
Industria del plástico promueve la reutilización

La gestión de los desechos es la principal salida para reducir la contaminación ambiental indicaron los empresarios.

noticia AFP
La ira contra la Iglesia católica, lejos de apagarse en Estados Unidos

El cardenal Theodore McCarrick fue expulsado del sacerdocio católico el año pasado por abuso sexual.



Más en esta sección

Fotoperiodista Carlos Sebastián declara en el MP por agresiones de policías

otras-noticias

Instituciones se unieron para apoyar a familias damnificadas

otras-noticias

Sector construcción renueva Expocasa 2020

otras-noticias

Publicidad