[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

José Barnoya García

opinion

Patrimonio cultural vivo.

Hay regalos de regalos. Uno de ellos, me lo puso en mis manos en esta Navidad su hijo Joaquín.

“De Gorilas y de Chinches (Una Antología)” es un libro recibido en primicia. Mi copia, una de las primeras en “circular”, viene dedicada por su autor, mi muy querido Chepe Barnoya.

Como podrá comprobar José Luis Perdomo Orellana, genial responsable de la breve y muy cumplida nota editorial que introduce el libro, yo no soy uno de aquellos “confianzudos” que le dicen Sordo a Chepe.

Porque aunque yo conozco a este gran galeno-escritor-intelectual y chapín de chapines desde que tengo uso de razón por ser amigo y compañero de mis padres, no es sino hasta hace poco que tengo la riqueza personal de poder decir que me honra con su atención. Siempre lo he sabido, pero al empezar a leer la antología de sus ensayos, poemas, cuentos y genialidades, compruebo nuevamente que él es efectivamente una fuente de cultura guatemalteca.

No solo la conoce, la preserva y la comunica magistralmente, sino que además, y por sobre todo, la genera.

Ahora entiendo porqué la versión original de la Ley de Protección del Patrimonio Cultural de la Nación traía una definición que, quién sabe porqué misteriosa razón, fue suprimida casi tan solo a un año de haber sido promulgada: “se considera –como patrimonio cultural vivo– el patrimonio constituido por personas o instituciones de trayectoria excepcional y trascendencia social, así como por comunidades, cofradías, lenguas, costumbres y tradiciones literarias, musicales, artesanales, medicinales, culinarias, religiosas, de danza, teatro y otras”.

Chepe Barnoya llena portentosamente la definición de patrimonio cultural vivo.

Interesante es notar que países como Chile, por ejemplo, tienen una instancia gubernamental en la que se reconocen los llamados “Tesoros Humanos Vivos”.

Es tan tentadora y hasta seductora esta selección de sus escritos, que es casi imposible oponer resistencia a leerla de manera muy personalizada según los títulos y las temáticas elegidas.

Por ejemplo, luego de recorrer en orden sus primeras 40 páginas, no resistí brincarme a la página 168, donde aparece “El nombre de mis hijos”.

Supuse que este opúsculo trataba del porqué su bellísima esposa Chita y él habían elegido los nombres de sus tres tan queridos hijos, Margarita, Inés y Joaquín (por cierto, esos nombres femeninos tan bellos son en ellas quienes yo aprendí a saber de su existencia).

Pero resulta que es de lo último que trata esta desgarradora narrativa.

Como el libro está ya disponible en Sophos a partir de hoy, le recomiendo que vaya y averigüe porqué decidió titularla así su autor.

Cuando digo arriba “Mi copia, una de las primeras en “circular”… es porque yo me encargaré con todas mis fuerzas que este libro, esta copia dedicada, la recorran página a página todas aquellas personas a quienes se les desea lo mejor, a quienes se les desea que se les ensanchen el corazón y el alma con letras que delatan a gritos trayectoria excepcional y ante todo, trascendencia social. Chepe es para mí, sin dudas un “Tesoro Humano Chapín Muy Vivo”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Braulio Palacios elPeriódico
«La calidad de vida también debe ir a las periferias” Jocelle Batapa, Ex presidenta del focus team

Jocelle Batapa-Sigue, miembro de la Confederación Nacional de Filipinas, participó en la I Convención de la Industria de Contact Center & BPO en Guatemala, para disertar sobre cómo desarrollar ciudades intermedias. A continuación cuenta la experiencia filipina y cómo su aplicación busca un desarrollo económico inclusivo.

noticia AFP
Presidente de Ecuador invita a Assange a dejar embajada

El fundador de WikiLeaks permanece en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012.

noticia Tulio Juárez
Historia de niño a quien le fue robado el dinero de su venta de helados y chocobananos por un individuo conmueve a toda Guatemala

Horas antes el menor había sido fotografiado llorando sobre la hielera, pero recibe visita de vecinos que al enterarse se organizan y le obsequian ropa y víveres.



Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad