[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniónes de hoy

Confiamos en Nómada, y Martín tiene derecho a una investigación


foto-articulo-Opiniónes de hoy

Conozco a Martín Rodríguez Pellecer desde hace más de 10 años, cuando se presentó a la Universidad Autónoma de Madrid para ingresar en el Master Europeo en Estudios Latinoamericanos, que yo dirigía, con una beca Carolina que tuvo más de 900 solicitudes y que solo fueron seleccionados 9 estudiantes de toda América Latina, de las cuales 8 fueron mujeres. En una primera ronda yo no quise involucrarme en la selección por ser guatemalteco y por mencionarme en su carta de intenciones, pero posteriormente la comisión de selección lo escogió por su excelente curriculum y porque tenía un afán muy claro en contribuir a su país. Durante los dos años que estuvo con nosotras en Madrid, en una maestría con 90% de alumnas mujeres, sus contribuciones intelectuales y su comportamiento fueron impecables, no habiéndose producido ningún incidente relacionado a temas relacionados con acoso ni abuso sexual.

Las acusaciones vertidas durante estos días contra su persona y los testimonios recabados por algunas mujeres nos parecen preocupantes. Condenamos todo tipo de acoso sexual, venga de quien venga y creemos que deben ser investigadas y sancionadas, por ello compartimos la iniciativa de Nineth Montenegro para convertirlo en parte de nuestro código penal. Pero estamos también en contra de los linchamientos públicos sin derecho de réplica ni de una investigación independiente.

Por ello nos pareció muy apropiada la decisión de Martín Rodríguez Pellecer de separarse temporalmente de la dirección de Nómada, mientras una instancia externa investiga los señalamientos en su contra. Es la mejor manera de no obstruir las averiguaciones, demostrando con ello una coherencia y un respeto hacia Nómada y hacia sus lectores.

Martín, desde el principio, negó las acusaciones sobre abuso, dijo que se defendería de las publicaciones y acusaciones en su momento y que los hombres no tienen la última palabra sobre qué es acoso. Es necesario abrir un debate sobre estos temas y eso es lo que estoy intentando hacer con esta columna: debatir, entre mujeres y hombres, el tema del acoso sexual, qué es y qué no es y cómo debe ser sancionado y reparado.

La contribución de Martín en el ámbito de las relaciones de género va más allá de una postura testimonial, panfletaria. Nómada, el medio que Martín fundó y dirige, es uno de los pocos que ha defendido la igualdad de género y los derechos de las mujeres, además de hacer un periodismo que ha develado muchos casos de corrupción y de relaciones de complicidad y connivencia entre el gobierno y las elites de poder, con el fin de contribuir en la lucha contra la impunidad, contra el racismo y la desigualdad.

Uno de sus principales objetivos ha sido la formación de una ciudadanía crítica e informada que pueda defenderse de la desinformación en Guatemala. Además, Nómada es de los pocos medios que intentan construir puentes entre ciudadanos/ciudadanos de distintas ideologías y culturas con el fin de respetar la diversidad de etnia, género y etaria de nuestro país, principio que yo comparto y que forma parte de nuestra Fundación María y Antonio Goubaud Carrera.

Por todo ello, consideramos un mal precedente que se le linche en las redes sociales y algunos medios por unas acusaciones de acoso, que aún no han sido probadas y sin derecho de defensa, y que con ese linchamiento se empañe toda la carrera de un gran profesional y se ponga en entredicho el futuro de un medio como Nómada, que viene proporcionando una visión contrahegemónica y valiente, y que tanto ha contribuido brindar una información veraz a los lectores y lectoras de Guatemala, de Centroamérica y de América Latina.

Coincidimos con unas palabras de una gran feminista Rita Segato: “Cuidado con los linchamientos, pues hemos defendido por mucho tiempo el derecho al justo proceso, que no es otra cosa que el derecho al contradictorio, a la contradicción, al contraargumento en juicio. Linchamiento y escrache no son lo mismo. El escrache, como lo habilitamos en Argentina cuando el Estado se volvió genocida, se elabora a través de un ‘proceso’, que es de justicia aunque no de justicia estatal. Cuando la justicia estatal falla, otras formas de justicia aparecen, pero no son espontáneas, pues hay deliberación, consulta, escucha, y la consideración por parte del colectivo de que se puede estar cometiendo un error. El linchamiento es una forma de ejecución sin ninguna de esas garantías. Es una ejecución sumaria, y extrajudicial en el sentido de que no está sometida a ningún tipo de deliberación, ni estatal ni de la colectividad”.

Una trayectoria como la de Martín merece el derecho a defenderse y a ser investigado antes de ser condenado. Y un medio como Nómada merece nuestro respeto y nuestro apoyo en momentos en que las fuerzas reaccionarias del país se han quedado sin relato y sin narrativa y están procurando, por todos los medios a su alcance, acallar todas las voces críticas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Una galaxia similar a la Vía láctea detectada a 12.000 millones de años luz
noticia
Video: cuestionan a una joven por no creer en Dios

Los miembros del jurado se enredaron en una intensa discusión entre ellos por las respuestas de la joven concursante.

noticia AFP
Alberto Contador subasta su histórica bicicleta

El exciclista español Alberto Contador subasta la bicicleta que utilizó en el Giro y el Tour de 2011 para recaudar fondos destinados a la campaña de Cruz Roja contra la epidemia de coronavirus.

 



Más en esta sección

“Creo que nuestro apoyo a la FECI y al MP en general está claro”

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

La de las catrinas

otras-noticias

Publicidad