[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Culturas de reconocimiento, culturas de descalificación


En los ámbitos nacionales ocurre un poco de lo mismo.

foto-articulo-Opiniones de hoy

 

Existen culturas dominantes en toda sociedad. Una de ellas, se enfoca en enaltecer acciones, reconocer a personas por sus principales contribuciones y por construir ejemplos en todas las áreas de la actividad humana, como medio de fortalecer los comportamientos meta. Otra cultura, se especializa en descalificar iniciativas, acciones y personas, buscando errores o defectos que demuestren las debilidades de la mayor parte de líderes, emprendedores, deportistas, artistas, comunicadores sociales o, por supuesto, políticos. La primera es una sociedad que impulsa la innovación y el progreso, la otra vive del pasado y tiene pocas posibilidades de alcanzar cambios.

Las diferencias entre una cultura y la otra son fáciles de observar. Todos conocemos personas que hablan bien del prójimo, gustan de reconocer éxitos ajenos y siempre buscan oportunidades, mientras también conocemos a las personas que se mantienen criticando y descalificando cuanto las rodea. Hay personas que lideran por medio de una visión inspiradora y un genuino interés por otras personas, mientras hay quienes recurren al miedo y la confrontación para contar con seguidores. En nuestro interior sabemos reconocer quienes nos hacen mejores personas cuando compartimos con ellas, y quienes afectan nuestra autoestima y nuestra paz interior con su cercanía. Sin ser todo blanco o negro, uno de estos comportamientos predomina en todas las personas. Estemos o no conscientes de ello. Depende de la cultura interior.

En las organizaciones también se tiende a imponer una u otra cultura. Hay organizaciones en la que es obvia la apertura al cambio, la búsqueda de la innovación y un modelo estudiado de replicar los éxitos de terceros reconocidos, de promover el reconocimiento interno y el combate a la complacencia. Son organizaciones que se convierten en imanes naturales para atraer talento, que genuinamente se esfuerzan por buscar la excelencia, la satisfacción de su grupo objetivo y alcanzar trascender en lo que realizan. Otras, mientras tanto, terminan por ser organizaciones expertas en descalificar y destruir a sus competidores, en buscar atajos a leyes y regulaciones, a enfocarse tan solo en ganancias de corto plazo, y que viven inmersas en la implementación de controles y temerosas de lo desconocido. Prefieren mercados cautivos y barreras de entrada, a la búsqueda de oportunidades fuera de la caja. Expertas en detectar amenazas y debilidades, pero poco creativas en desarrollar nuevas fortalezas y descubrir oportunidades ocultas.

En los ámbitos nacionales ocurre un poco de lo mismo. Existen países que se caracterizan por impulsar ejemplos a seguir y promover la innovación como objetivo prioritario, mientras otras regiones tienden a tropezar reiteradamente con la misma piedra y promueven, sin entenderlo, la frustración y desesperanza con sus acciones recurrentes. Estados Unidos, como sociedad, se ha caracterizado por su constante promoción de ejemplos a ser imitados, por el reconocimiento que realiza a sus profesionales, servidores públicos, deportistas, artistas o emprendedores de toda índole. Es una sociedad acostumbrada a premiar el éxito y reconocer el esfuerzo, una sociedad que festeja sus símbolos patrios y que mantiene su mirada hacia el futuro. Latinoamérica, en términos generales, tiene una mayor tendencia hacia la crítica destructiva, la descalificación de propuestas innovadoras, la búsqueda de soluciones milagrosas a problemas cotidianos, la alegría ante el fracaso ajeno y un sentido del humor más ácido o melancólico que festivo. Son sociedades en las que la descalificación es más fuerte que el reconocimiento. En Guatemala nos urge promover más la cultura del reconocimiento y menos la de la descalificación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Aceituno
La Feria del Libro de La Antigua Guatemala

Lado b

noticia AFP elPeriódico
FMI llama a América Latina a frenar la corrupción
noticia Andrea Paola
Mujer mata a su hijo de 2 años porque “no la escuchaba”


Más en esta sección

Comando Naval del Caribe realiza jornada médica para afectados por Iota

otras-noticias

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

Publicidad