[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

FILGUA, Chiapas y la paradoja migratoria


“El trabajo pretende mostrar que el modelo económico neoliberal y las políticas económicas que le acompañan en México son incapaces de incorporar a las remesas familiares como parte de un círculo virtuoso de crecimiento”. Bruno Sovilla et al.

foto-articulo-Opiniones de hoy

 

Resulta ser una genial idea que cristalizó en toda una realidad la invitación de Chiapas a FILGUA, la feria del libro guatemalteca. Y es que conocer la vida chiapaneca en todas sus manifestaciones, incluyendo la literaria, nos permite tener un conocimiento mejor de la Mesoamérica actual, de donde nos viene un gran legado histórico pero también problemas futuros realmente complejos.

Una estancia por el Occidente, me permitió entrar en contacto con investigaciones duras sobre Chiapas y el delicado tema migratorio. Una estudiosa de estos temas, quien además ha estado efectuando trabajo de campo sobre migraciones y remesas me recomendó leer los hallazgos de gente como el economista Bruno Sovilla, con quien se ha incrementado la comunicación para estudios de este tipo en Quetzaltenango, como centro de irradiación.

Y es así como la investigación titulada “Efectos macroeconómicos de las remesas en la economía mexicana y de Chiapas”, permite no solo abrirnos la puerta a mejor forma de pensar nuestras remesas, sino que nos lleva a comparar conjeturas que también hemos efectuado para estas tierras centroamericanas. Los procesos son entonces muy parecidos, y también los comportamientos de los actores, empezando por los tecnócratas de la banca central que registran, miden y dictan políticas a partir del tema: léase entonces el Banco de México –Banxico– y el Banco de Guatemala –Banguat–.

Lo interesante de Chiapas y México es que las remesas más que duplican los montos reportados por el Banco de Guatemala, pero debemos tener en cuenta que el vecino norteño es mucho más grande, pero su sed de dólares se aplaca gracias a su envidiable situación de país petrolero.

Pero vamos primero a la interesante etiqueta de “paradoja”: resulta ser que los emigrantes mexicanos se han convertido en un sostén importante de ese mismo modelo económico que los ha expulsado. Se trata entonces de una proposición que conlleva a una contradicción lógica que infringe el sentido común, tal y como cualquier diccionario define el término: paradójico.

El estudio a la vez muestra las contradicciones de medición y registro en la balanza de pagos por parte del Banco de México, y es que para definir lo que es remesa y lo que no es existen prácticas internacionales que deben diferenciar con claridad, por ejemplo, el pitufeo de dinero de especuladores y otros actores de la economía ilícita, los trabajadores temporales, que van y vienen, y aquellos que residen en el norte y envían dólares a sus familias. En el caso guatemalteco, todos estos esfuerzos misceláneos parecieran introducirse en el registro global de: “Remesa”.

Ahora bien, Sovilla y compañía llegan a advertir también que todas esas ideas de “utilizar productivamente las remesas”, no son más que tortas y pan pintado, inflado por los bancos del sistema y las agencias de cooperación. Para Sovilla y compañeros, las remesas son fundamentalmente Consumo, son ante todo una especie de fondo salarial que sirve para la reproducción familiar dentro de la nueva división internacional del trabajo.

Ello permite inferir que los gobiernos y las élites económicas tienen un gran incentivo en expulsar gente de su excluyente sistema de ganancias extraordinarias y monopolios, porque les permite tener ese medio de cambio internacional preciado: la divisa; que no obtienen por medio de inversión extranjera u otros procesos más trabajosos y modernos. Se expulsa entonces a la gente, como parte de la lógica del modelo económico, y eso lo hemos demostrado nosotros en varios estudios, cómo desde finales del gobierno de Cerezo se impulsó el modelito sediento de dólares para beneficio de comerciantes e importadores del consumismo conspicuo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luis Aceituno
Las niñas tremendas

Lado b

noticia Edgar del Cid > elPeriódico
Supuesta tele transportación grabada en video
noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Jorge, el niño de la calle (II parte y final)

Tenía 27 años y murió en la calle como él quería, en ese lugar vulnerable, deplorable y peligroso donde encontró refugio a tantos maltratos y malas experiencias.



Más en esta sección

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

El diálogo excluyente de Giammattei y otra comisión que duplica funciones

otras-noticias

Publicidad