[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Nueva oportunidad o continuar con el mal viejo?

opinion

Esta democracia, aunque sea impuesta, requiere de una ciudadanía activa, y en ese sentido, una de las propuestas feministas para lograrlo es atrevernos a soñar.

 

Al hacer un ejercicio de reflexión con chicas y chicos de 17 años, sobre cómo nos han enseñado a pedir, concluimos que el ruego, la súplica y la casaca –forma elegante de decir manipulación, chantaje o mentira– son las maneras que hemos aprendido a demandar lo que queremos.

La noción de que cada persona tiene derechos y la certeza de que ir más allá del derecho establecido es pensable y posible, todavía es lejana en muchos casos. Las certidumbres de hoy, en permanente cuestionamiento por la práctica misma, nos conflictúan al punto de que preferimos lo conocido, aunque sea malo, frente a lo nuevo que nos plantea caminos para avanzar hacia otros rumbos. Esto es producto del funcionamiento de los mecanismos de ideologización que instalan un sentido común “único y normal”, que el modelo civilizatorio impone para perpetuarse.

Estas ideas, cuyo aparecimiento desconocemos y calificamos como perpetuas en la historia de la humanidad, han surgido por las necesidades que los factores de poder tienen para mantener sus privilegios e intereses.

Breny Mendoza, doctora hondureña en Ciencias Sociales, plantea que “la democracia occidental es un artificio y dispositivo del poder colonial-imperial que Occidente logró establecer a partir de la conquista de América de 1492”, lo que implicó la imposición de una forma de organización social que garantiza el dominio, contraviniendo el proceso espontáneo que los pueblos de América hubieran podido desarrollar.

Así hoy la militarización nacional y extranjera y el desarrollo capitalista-neoliberal se ven como “males necesarios”, a pesar de constatar en nuestra historia reciente las perversidades generadas por la guerra, el armamentismo y la deshumanización que lo militar hace de los hombres al volverlos en máquinas de destrucción.

Lo mismo pasa con el tipo de desarrollo capitalista-neoliberal, que a toda costa se pone como objetivo de la sociedad. Desarrollo ¿hacia dónde?, ¿para quiénes? Cuando vemos sus resultados, los saldos son nefastos. Con mucha preocupación vemos cómo ilegalmente la empresa TRECSA está cercenando los bosques del Cerro Cucurucho en Sacatepéquez, a pesar de las permanentes denuncias de la población ante las instituciones municipales y estatales, muchas de ellas cómplices en la destrucción de esos bienes naturales.

Esta democracia, aunque sea impuesta, requiere de una ciudadanía activa, y en ese sentido, una de las propuestas feministas para lograrlo es atrevernos a soñar, a rebasar los límites impuestos, buscando el bienestar y armonía de los seres vivos que convivimos en este planeta.

Este proceso electoral nos pone ante la disyuntiva de seguir en lo mismo o atrevernos a pensar en otros caminos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche eboche@elperiodico.com.gt
Capacitarán a alcaldes de la cuenca sobre delitos ambientales
noticia
5 minutos

Lea lo que tiene que saber hoy en 5 minutos.

noticia Andrea Paola
Estrella de la NBA casi “noquea” a una actriz nominada al Oscar

La estrella de baloncesto Joel Embiid estuvo cerca de golpear a Regina King, durante la victoria de los Philadelphia 76ers ante los New York Knicks.



Más en esta sección

A ritmo de mariachi dan último adiós a Flor Silvestre, «El alma de la canción ranchera»

otras-noticias

Carretera que comunica ocho municipios en Huehuetenango está inhabilitada

otras-noticias

Allanamientos de este viernes buscan desarticular bandas criminales

otras-noticias

Publicidad