[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Esa historia es imborrable

opinion

Esa historia no se borra, porque todavía en los corazones de muchas familias permanece la tristeza por sus hijos y hermanos.

 

Solo un funcionario fanático, enceguecido por el poder y servil con quienes lo sostienen, puede creer que, porque detenta una autoridad policíaca superior, y cuenta con el apoyo indiscutible de un gobierno entrelazado con poderes militares oscuros, se puede arrogar la decisión de secuestrar en los recintos de la Policía Nacional Civil, los documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional que contiene más de cien años que reportan los hechos que se vivieron en esa institución, testimoniados en 80 millones de folios, que permanecieron en la humedad y el abandono por varias décadas.

El funcionario sabe que, tomó varios lustros, trabajar con ese valioso material que iba precipitado a la pudrición. Ya fue digitalizado por expertos, archivadores profesionales, que realizaron un trabajo valioso, para rescatar, el historial de esa institución, como en cualquier país del mundo, donde existe el respeto a la Ley, y se resguardan documentos imprescindibles, para que la Justicia investigue, dentro de la infinidad de casos relacionados con el trabajo de un cuerpo policíaco oficial.

Es incomprensible que, un funcionario por concluir su trabajo, –esperemos–, no quiera devolverlo al Ministerio al que pertenece ese Archivo, –el ministerio de Cultura y Deportes–, y urja al viceministro de turno, para prorrogar la retención de los 80 millones de folios que lo integran.

Su objetivo sería que el ministerio de Gobernación controle y limite las consultas de ese jirón de la historia de Guatemala, especialmente la historia donde se marcaron las huellas de la ignominia y el terror, que cobraron cuentas también a cientos de inocentes. Sin duda, y el por qué de su reticencia, es para que ese ministerio pueda disponer qué documentos deben ocultarse, censurarse y qué documentos pueden consultarse. Se vale pensar que cree que es otra de las medidas que incidirán para que los jueces, fiscales, investigadores de la Historia se topen con el muro del ocultamiento y la prohibición y se engavete cualquier proceso, sin sustento.

En el abuso que significa, sin duda, no se ha reflexionado. El ministro se olvida que: Mientras más se aprieta el material maleable, más posibilidades existen de que se derrame y se le salga de control. Tampoco piensa que de los hechos violentos que sucedieron en el país desde 1975 hasta 1986, se han publicado ya kilómetros de páginas tanto en Guatemala, como en el extranjero.

Menos, se podrían censurar los documentos de los hechos y matanzas que ejecutaba la Policía Nacional bajo el comando del general Chupina y sus sanguinarios asistentes. Esa historia no se borra, porque todavía en los corazones de muchas familias permanece la tristeza por sus hijos, y hermanos, quienes, después de ser apresados, aparecieron muertos y encunetados, en cualquier camino vecinal. “Sin que las autoridades competentes” dieran nunca con su paradero. Esa historia que se vivió y que sigue doliendo a muchos, no debería ocultarse más. Al contrario, si lo que se busca es la reconciliación, conocer la verdad y reconocer lo que sucedió y ya pasó, haría menos dolorosa la vida de quienes van quedando entre todos los indígenas, militares y civiles que la protagonizaron.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cindy Espina
Guatemala reconoce trabajo de la UNOPS
noticia Redacción / elPeriódico
Fallece el luchador “Rayo Chapín”
noticia Redacción Deportes
Cremas, a borrar dudas

Comunicaciones no termina de dar el “do de pecho”, pero tarde o temprano tiene que explotar su riqueza de plantel… ¿este sábado ante el Santa Lucía del “Chejo” Sergio Guevara?

 

 



Más en esta sección

Directivos y jefes de bancada han cobrado Q10.6 millones de enero a octubre

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

El “Zar” de los pupitres

otras-noticias

Publicidad