[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡Sí, ocurrió!

opinion

Los últimos cuatros años son reales y nada ni nadie lo puede negar.

 

Una imagen dice más que mil palabras. En los últimos días, varios sectores de la sociedad guatemalteca han sido captados retomando el escenario acostumbrado y volviendo a la aparente calma después de la tormenta que nos azotó durante los últimos cuatro años. En la 20 calle aparecen rostros que habían mantenido una distancia prudente, en el evento del informe anual de labores del Ministerio Público (MP) vemos comulgando a una disonante audiencia y en Washington, reciben a una amplia delegación del sector privado organizado para hablar con algunos senadores de cómo este es la solución para reducir la migración. Pareciera que regresamos en el tiempo, que los últimos cuatro años no fueron más que un sueño para unos y una pesadilla para otros, y que la coyuntura político-judicial-electoral no existe. Pero sí, aunque tratemos de aparentar, no podemos escapar de nuestro pasado y del alarmante presente en el que estamos sumidos. Lo actual definirá el futuro.

El silencio de actores relevantes ante temas trascendentales, también dice más que mil palabras. Empresas multinacionales involucradas en denuncias que arrastran a los tres poderes del Estado pasan desapercibidas por los líderes de opinión, la mayoría de medios de comunicación, las gremiales empresariales que a estas representan, y por sus socios internacionales. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) inscribe a candidatos que, indiscutiblemente, carecen de idoneidad por tener asuntos pendientes con la justicia tanto local como estadounidense. Se estima que ya sea porque son contratistas del Estado, tránsfugas o por señalamientos de corrupción, 150 candidatos a diputados tienen señalamientos en contra. La puntera en las encuestas de intención de voto utiliza todos los medios a su alcance para burlarse de los guatemaltecos, y dejar fuera de la contienda electoral a las únicas dos opciones capaces de despertar en los votantes el repudio y el voto en contra suya. La influencia que ejerce fue capaz de doblegar al MP, a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y hasta al último hilo de decencia del que colgábamos los guatemaltecos: la Corte de Constitucionalidad (CC). No fueron suficientes las denuncias en su contra ni los audios que salieron a luz, para despertar la indignación de varios sectores que en el pasado fueron su más fuerte oposición. Esperemos que este silencio no sea sinónimo de pactos bajo la mesa, ya que cuando se pacta con el enemigo natural para atender la coyuntura de mutuo beneficio, la traición es inevitable. Aún estamos a tiempo de alzar la voz, de denunciar lo que en nuestras narices sucede y de no comprometer nuestro futuro.

Los últimos cuatro años son una realidad. Con aciertos y desaciertos, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) dejó al descubierto un andamiaje de corrupción e impunidad, que abarca a todos los sectores de la sociedad. Los casos son reales, tanto los protagonistas expuestos como los que están tras bambalinas también lo son. Lo que está al descubierto no es más que una pequeña fracción de lo que quedó soterrado en la impunidad; pero es suficiente para que los guatemaltecos sepamos quién, cómo y cuándo. El financiamiento electoral anónimo, independientemente de su origen, es el pecado original que utiliza a la clase política corrupta para garantizarles privilegios y poder a los financistas. Lamentablemente entre estos existen los de cuello blanco, pero también aquellos que pertenecen al crimen organizado y que cada día son más. Solo esperemos que la coyuntura actual no los amalgame en un bloque del cual separarse, en el futuro, sea imposible. Aparentar normalidad, permanecer en silencio y hacerse de la vista gorda no es el camino: el que calla, otorga. Aún hay tiempo para distanciarse y ver más allá de los intereses personales. En el largo plazo, las alianzas y pactos que hoy hacen sentido ante la coyuntura cobrarán una factura más grande de la que imaginamos; si no, preguntémosle a los venezolanos. No estamos tan lejos de eso… ¡reaccionemos!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Byron Lima cobró servicios para campaña del Partido Unionista con fondos de tu Muni

El alcalde irrumpió en el salón donde se ofrecía la conferencia de Prensa para refutar las declaraciones del MP y la CICIG.

noticia Paola Guerra
Las “Ladycaguama” atacan tienda porque no las dejan comprar cerveza

Un video muestra cómo un grupo de mujeres levantan la voz con los empleados del lugar y amenazan con lanzar objetos a las puertas de la tienda, mientras sostienen una envase de cerveza Caguamón.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Inacif confirma que militares fallecieron por heridas de arma de fuego

Envían muestras al laboratorio criminalístico como procedimiento de evaluación e investigación.

 



Más en esta sección

Depp pierde apelación ante juez que rechazó su demanda contra diario Sun

otras-noticias

Shilton no perdona a Diego

otras-noticias

Cuatro favoritos se clasifican en la Europa League

otras-noticias

Publicidad