[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La política no es masoquismo

opinion

Ni las trivialidades de campaña electoral.

 

Cada cuatro años lamentamos haber elegido el peor presidente de la era democrática. Ocurre a la mitad del periodo presidencial. Eso se llama voto arrepentido. Por eso, desde Arzú, quien perdía en la segunda vuelta electoral ganaba en la siguiente: Portillo (1999), Berger (2003), Colom (2007) y Pérez (2011). Hubo dos excepciones a la regla: Serrano (1990) y Morales (2015). También salieron mal. Serrano provocó una anomalía democrática al dar un golpe de Estado. Morales echó por tierra la oportunidad única de batir la impunidad, y eso no se lo perdonará el pueblo.

O sea, ni por un lado ni por el otro nos ha sonado la flauta. Gran decepción. Ahora bien, la ciudadanía repudia a los políticos, y sin embargo les vota. Cada cuatro años acude masivamente a las urnas. El voto ha sido sostenible. En 2015 la participación –por encima del 70 por ciento- fue hasta ligeramente superior a la de 1985, cuando se restableció esperanzadoramente la democracia, después de tres décadas de regímenes autoritarios. En 2015 la ciudadanía despertó con entusiasmo contagioso. En ejemplares manifestaciones cívicas muy nutridas, la población repudió la corrupción del PP a la vez que legitimaba los procesos penales del MP y la CICIG.

El rechazo acumulado contra los políticos derrotó a Baldizón, el candidato que “le tocaba”. El retrato hablado del presidente que la gente anhelaba era: un “no político”, alguien que se hubiese superado por sus propios medios, sin importar que fuese inexperto en asuntos de Estado. Ese fue Morales, que conectó con este imaginario con el estribillo “ni corrupto, ni ladrón”. Pero resultó muy corrupto y ladrón, abusador, inútil y huevón; un incapaz de tiempo completo, aunque dedicado a destruir con éxito la poca institucionalidad del Estado y el proyecto más exitoso en la historia de lucha contra la corrupción y la impunidad. Labriego además del aislamiento internacional más profundo y vergonzoso de Guatemala desde 1980. Por todo eso tiene apenas el 15 por ciento de aprobación.

Con todo, la lucha contra la corrupción y la impunidad ha expandido la conciencia ciudadana. Los niveles de apoyo a la CICIG no bajan del 70 por ciento en los últimos cinco años, aunque la confianza en la fiscal general se desplomó en el último año. Y es que más que los ataques del Pacto de Corruptos, el empantanamiento es el paso despacito, pero calculado, de doña Consuelo Porras. A eso se suma el descarado carnaval de impunidad en que se regodean jueces y magistrados del OJ. El Pacto de Corruptos celebra su victoria táctica con risa de guasón. Después de estar con la cola entre las patas, ahora desafían con cinismo. En estas elecciones volvieron a las andadas del clientelismo y las transas. Se burlan del TSE.

Sigue la pregunta: ¿por qué les votan si los desprecian, si los conocen como truhanes? La política no es masoquismo, ni es la trivialidad de candidatos en campaña vestidos de niños de primera comunión, acariciando viejitas, sonriendo y prometiendo el oro y el moro. La política democrática es un recurso efectivo de liberación. Pero claro, en personalidades egoicas percibir apenas el olor del poder político provoca un efecto alucinógeno que saca por igual de órbita a derechistas, izquierdista y centristas. Solo gente excepcional la gobierna. La única forma de no elegir cada cuatro años al peor presidente es que la gente haga política como práctica de deporte disciplinado. A diario. Estando en la jugada bajan las quejas, queda desterrada la anomia, se eleva el compromiso cívico y, por tanto, el “buen vivir”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez / Luisa Paredes
Cárcel de 5 a 10 años, multas entre Q10 mil y Q20 mil por cortar, transportar y vender pinabetes ilegales
noticia Luisa Paredes / Con información de Rony Ríos
Sala reduce pena a Jabes Meda

La pena de 26 años de prisión fue reducida a ocho años incomutables.

noticia
Robinho es condenado a nueve años de cárcel en Italia por una violación grupal


Más en esta sección

Seis departamentos se unen a las protestas en contra de Giammattei

otras-noticias

Queman bus de Transurbano y PNC se retira de la Plaza

otras-noticias

Galería: Vuelven cientos de guatemaltecos a la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Publicidad