[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La jungla

opinion

Artimañas para truncar.

 

Escabrosos momentos estos. La mentira y el descrédito cercan una campaña electoral repleta de talanqueras. En muchos casos, las redes sociales se convierten en canales que acarrean de ida y vuelta montajes siniestros de desinformación. Se desdibuja la verdad y se estaciona la violencia.

Si algo necesitamos por estos tiempos, es retornar al principio. Al centro de donde parte todo. A la vida. A la esencia. Recuperar aire y respirar esta tierra que paramos queriendo con toda el alma. Porque para sobrevivir en la jungla sin norte, en el laberinto de barbarie, no necesitamos más violencia. Para recuperar la vida, no necesitamos abogar por la muerte. Debemos unirnos por la resistencia, la energía, la palabra, la paz. Aceptar que necesitamos ayuda, porque somos una sociedad enferma. Víctima de una epidemia colectiva. (“Ya no sé ni qué creer”, me dice la gente).

Asusta leer en redes, por ejemplo, la ira de tantos. El terrorífico linchamiento evidenciado en medios hace unos días, es un ejemplo más de ello. Y escuchar propuestas que abogan sistemáticamente por la muerte como solución asusta más aún. Pena de muerte para solucionar la muerte. ¿No será mejor utilizar esa fuerza para unirnos y exigir propuestas de prevención, aplicación de justicia certera? ¿No será mejor recuperar la educación pública para acuerpar a la niñez y juventud en riesgo? ¿No será más inteligente abogar por empleo o recreación? ¿Por un pacto social que se base en el diálogo, a cambio de la destrucción? ¿No será mejor recuperar un Estado democrático de derecho?

Es fundamental comprender el dolor, pero la pena de muerte es un camino demasiado ingenuo para escapar del problema de violencia que padecemos; una disculpa para no afrontar sus causas reales. Una máscara de supuesto “orden” y “castigo” que no hace más que ocultar incapacidades debajo de la alfombra.

La pena de muerte es signo de atraso, y no hay pruebas científicas válidas que respalden que tiene poder disuasorio sobre la delincuencia. Hoy, su erradicación está cobrando impulso en todas las regiones del mundo. Pero acá resulta ser promesa de campaña de varios candidatos. Ofrecen fusilar (literalmente) para ¿garantizar seguridad?

No es solución. Simplemente desvía las posibilidades de proporcionar respuestas efectivas, como son las políticas sociales de inclusión. De reducción de la desigualdad. Toda ejecución es un acto brutal que deshumaniza a quienes la realizan y disminuye el valor que la sociedad atribuye a la vida. Y un Estado democrático no debe recostarse en ella.

Hoy debemos unirnos para exigir una campaña limpia, programas sólidos, propuestas viables y transparentes. Para reclamar bienestar. Porque seguir ofreciendo muerte a cambio de paz, no es más que un chantaje social. Artificio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Paulo De León
Términos de Intercambio, una pieza del rompecabezas

La recomendación se cae sola.

noticia Luis Figueroa
El Cambray II

La solución del drama humano debe ser prioritaria.

noticia Katerin Chumil / Agencias / elPeriódico
Guatemala declara alerta por brote de plaga en plantaciones de banano y plátano en Colombia

Hongo ha devastado la industria en Asia y África con pérdidas millonarias y un fuerte impacto al medio ambiente.

 



Más en esta sección

Encuentro con artistas en Cuba fue «difícil» pero «constructivo», dice viceministro

otras-noticias

Queman bus de Transurbano y PNC se retira de la Plaza

otras-noticias

Seis departamentos se unen a las protestas en contra de Giammattei

otras-noticias

Publicidad