[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El racismo mata


“Un eje del genocidio en Guatemala, fue el racismo, casi como una viga maestra”.

foto-articulo-Opiniones de hoy

 

El primer día de primavera asistí a la presentación de un libro por demás necesario en un país como el nuestro. Discutir, como lo hace Marta Elena Casaús Arzú, sobre la relación entre, Racismo, genocidio y memoria, es sin pensarlo dos veces, un tema de súper actualidad en nuestro país, con profundo sentido y sobre todo una discusión inevitable. Un evento con la sala principal abarrotada, y un salón habilitado con pantalla reproductora con un murmullo en el patio de la Fundación María y Antonio Goubaud Carrera, fue un verdadero acontecimiento intelectual.

Editado por F&G editores, Racismo, genocidio y memoria hace un repaso sobre una especie de remontada del racismo a nivel mundial, con lo cual rechaza un debate que había dado por superado el racismo y de cierta manera, permitido que el tema se enterrara o se guardara bajo la alfombra, especialmente con países como Guatemala, con una población que sin mucho análisis es la mitad o más de la mitad de indígenas que hablan sus propios idiomas, que si por algo se conoce es por el racismo de raíces que se remontan a la conquista y colonia.

Pero el tema central es el de situar como un eje fundamental del genocidio que se cometió en Guatemala, el racismo, casi como una viga maestra. Casaús sabe de la historia pues durante el juicio sobre el caso de Genocidio y las acusaciones y sentencia a Ríos Montt, la autora del libro presentado, realizó un peritaje sobre el racismo y el genocidio que se convirtió en una prueba irrefutable de la relación perversa que hay entre estos dos fenómenos.

En la actualidad en términos de ciencias sociales y en medios de sectores sociales, no queda ya ninguna duda que la relación tiene como punto de partida el nudo central de eso que se denomina racismo: la dominación de un grupo social sobre otro por razones de raza, etnia, religión, por el rechazo a las diferencias. Es la división en clases y su complemento, la justificación de la superioridad de una clase con el racismo. No hay que insistir mucho en ello.

Paralelo al tema del racismo hay otro. Es la memoria de una sociedad, la historia que no se puede borrar, el olvido que no se puede admitir, pues de lo que se trata es de hacer una realidad aquella frase acuñada luego de conocer los horrores de las matanzas de la guerra y el genocidio cometido, cuando se dijo “Guatemala, nunca más”. No olvidar es la única garantía de no repetición, y por ello es que la pertinencia del libro de Marta Elena Casaus Arzú no se puede regatear. Es –otra de las razones de su actualidad– un llamado de atención a esos proyectos absurdos de legislar amnistías sin ton ni son, con el propósito de ampliar los márgenes de impunidad. En verdad, es un libro de lectura recomendada.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Pérez y Baldetti citados para audiencia de apertura a juicio

Para hoy está programado el inicio de la audiencia en la que el juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, decidirá si envía o no a juicio al expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicemandataria Roxana Baldetti.

noticia AFP
El Titanic, protegido por un tratado

La embarcación se encuentra en aguas internacionales y está protegido por la UNESCO.

noticia
Arañas con actitud de gatos


Más en esta sección

Pueblos indígenas denuncian abuso de autoridad por parte del gobierno actual

otras-noticias

Los 48 Cantones de Totonicapán y el Parlamento Xinca se dirigen al Congreso y Casa Presidencial

otras-noticias

Parlamento Xinka y los 48 Cantones manifestarán para pedir la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Publicidad