[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Opresión en Nicaragua

opinion

El régimen despótico de la pareja Daniel Ortega y Rosario Murillo, abanderado del socialismo del Siglo XXI y adherido a la bolivariana “Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América”, fundada por el régimen chavista venezolano, nuevamente reprimió brutalmente una manifestación de opositores y disidentes, que demandaba la liberación de los “presos políticos”, cuyo número excede de los 500 detenidos.

Los Ortega-Murillo gobiernan Nicaragua desde 2007. Bajo su férula han concentrado totalmente el poder político e impuesto un régimen totalitario, que irrespeta las libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos y dispone de las arcas nacionales a su sabor y antojo, al estilo de Nicolás Maduro en Venezuela.

Irónicamente, el aparato represivo del régimen Ortega-Murillo detuvo violentamente a 164 personas el pasado sábado, entre los cuales se encontraban opositores, disidentes e, incluso, exmiembros del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), inconformes con la dictadura impuesta por los Ortega-Murillo.

Desde hace 11 meses, los Ortega-Murillo enfrentan manifestaciones y protestas que demandan su dimisión, y cuya represión ha dejado más de 500 muertos, cientos de heridos, 777 presos políticos y decenas de miles de exiliados.

El 27 de febrero de este año se inició una ronda de negociaciones entre el régimen Ortega-Murillo y la alianza opositora, las cuales no han avanzado debido a que los Ortega-Murillo se resisten a dejar libres a todos los presos políticos, limitándose a excarcelar a 150 de los 777 detenidos.

Periodistas, entre ellos el camarógrafo de AFP, fueron agredidos por los las bandas parapoliciales de los Ortega-Murillo, mientras daban cobertura a los incidentes ocurridos el sábado pasado.

La desinstitucionalización que vive Nicaragua impide que la justicia oficial actúe de manera independiente e imparcial, por lo que el Ministerio Público y los tribunales de justicia solamente son ejecutores de la dictadura Ortega-Murillo, que también controla la autoridad electoral y el Legislativo.

Las negociaciones entre el régimen Ortega-Murillo y la oposición se encuentran suspendidas a la espera de que la dictadura excarcele a los “presos políticos” y permita la presencia de la OEA y la ONU en el diálogo, aunque casi nadie, a estas alturas, confía en la viabilidad de estas negociaciones alentadas por el mismo régimen Ortega-Murillo.

Inequívocamente, los Ortega-Murillo se aferran a la misma lógica política del régimen chavista de Nicolás Maduro, por lo que lo más seguro es que la situación política nicaragüense se siga degenerado al estilo venezolano, hasta que la dictadura entre en la fase de colapso total.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Blum
El nuevo nombre de la soberanía

Sin desarrollo justo e integral, ningún pueblo, país o Estado puede ser realmente soberano.

noticia Enrique García elPeriódico
Organizaciones piden detener transfuguismo en el Congreso

CC aún sin resolver inconstitucionalidad planteada para que se limite el cambio de diputados entre bancadas en el Legislativo; en tanto, el proyecto de reformas electorales será conocido en tercera lectura.

noticia Katerin Chumil elPeriódico
Fiscalía asegura que operativo antinarcótico no está relacionado con hermano de “Chamalé”

Durante las diligencias localizaron cuatro armas y herramientas para elaborar drogas.

 



Más en esta sección

Bloquean con llantas y una unidad del Transurbano las calles aledañas al Congreso

otras-noticias

Manifestantes de Sololá piden destitución de Giammattei

otras-noticias

Japón aporta US$4.5 millones para proyecto de reintegración económica de jóvenes migrantes

otras-noticias

Publicidad