[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El ciudadano y los fanáticos

opinion

A estas alturas, nuestras débiles instituciones han sido incapaces de darle certeza jurídica al proceso.

 

Guatemala está entrando al proceso eleccionario del 2019 entre los gritos estridentes de sus fanáticos. Por un lado, están los que nos advierten de “la conspiración comunista” que perversamente han orquestado actores tan disímiles como los artífices del “Foro de Sao Paulo” (Lula, Dilma y “la internacional socialista”) en supuesto e inverosímil contubernio con el por algunos muy odiado exembajador gringo, Todd Robinson, pero incluyendo de manera prominente al Secretario General de las Naciones Unidas, el señor António Guterres y a su “lacayo” Iván Velásquez. Estos fanáticos ven “comunistas” hasta en exitosos empresarios guatemaltecos como Luis Von Ahn o Dionisio Gutiérrez, quienes por no compartir su pueblerina angustia acerca del inminente “peligro rojo”, son vistos como los peligrosos patrocinadores locales de esta fantasiosa alianza que tiene por propósito, dicen, imponernos un régimen “como el venezolano”, por vía de la “ilegal” elección de Thelma Aldana, a quien secretamente consideran invencible en las urnas si no “se la vuelan” anticipadamente de la contienda. Encendidos “en patrio ardimiento”, estos apasionados de la “soberanía” (que no invocaron cuando Jimmy avaló “la conspiración de los cancilleres” contra los legítimos intereses de Guatemala en Belice) ven con horror que la CC haya señalado que Zury Ríos (aquella del “Jueves Negro”) tiene explícito (aunque quizá injusto) impedimento Constitucional para postularse a la Presidencia de la República. También “se encienden” cuando nuestro actual Presidente se enfrenta “valientemente” a los burócratas del Departamento de Estado de Mr. Trump “devolviéndoles a los procónsules sus J8’s” o a la “malvada e inútil” Organización de las Naciones Unidas (que quiere corromper “con su ideología de género” a nuestros niños y jóvenes), “echando de una vez por todas… a la abusiva CICIG”. Creen (a medias) que los apoya la mayoría del pueblo, “que siempre ha sido conservador” y consideran que todas las encuestas “han sido manipuladas por los chairos”. Dicen que la Prensa escrita de Guatemala “está vendida”, pero que la TV del “ángel de la Democracia”, no. Francamente, si no fuera tan patético, daría risa. Blandiendo ridículas consignas nacionalistas, dicen defender la soberanía, la familia, los derechos del nonato, la primacía de los heterosexuales y por supuesto, la democracia, en la que realmente no creen (“pueblo ignorante, se lo van a babosear”). Dios guarde se atreva usted a cuestionar sus argumentos, le quitarán el saludo. Pero no se confunda, ciudadano: estos son los de siempre, los que hasta hace poco sentían tener la sartén por el mango, son los que quieren que nada cambie…

Por otro lado, están los que quieren “refundar” al Estado guatemalteco. Los más radicales quieren convocar a una nueva y peculiar Asamblea “de los Pueblos”, para intentar por enésima vez la fracasada fórmula del “desarrollo” a base de repartir lo ajeno; amparándose, si es necesario, en un clima de “alegalidad” (es decir, en ignorar, como ya lo hacen, la Ley). Se sienten fuertes financiera y organizativamente, porque el actual gobierno les ha permitido “robarse la luz” (y revenderla en beneficio propio) impunemente, durante años, en muchas comunidades del interior; además de recibir pisto de ingenuos contribuyentes europeos a través de sesgados funcionarios internacionales. Más de uno de sus líderes dizque se comporta entre los campesinos como una especie de moderno Robin Hood y por eso dicen que su día –para ajustarle cuentas a la burguesía– se acerca. Están dispuestos a “tomar” las carreteras (es decir, los escasos cuatro caminos asfaltados que tenemos en Guatemala) y a cortarnos la luz y en último caso, a buscar la “protección diplomática” de algunos gobiernos europeos para “territorios liberados”. En esa esquina del espectro ideológico, no obstante, compite también doña Sandra Torres, admiradora de Hugo Chávez y “amiga” del sátrapa Maduro. Doña Sandra, con derroche de recursos acumulados desde que gobernó de facto con “el socialdemócrata” Álvaro Colom, tiene tapizada de monopólica propaganda “afiliadora” el interior del país, sobre el cual desciende al estilo de Manuel Baldizón, en flamante helicóptero “al servicio de las causas populares” y ofreciendo “mejor trato” que el ofrecido por los de CODECA. Con su pisto malhabido y el de fuertes patrocinadores, como el zar de la telefonía desde tiempos de Cerezo, no solo ha logrado hacer monopólica campaña anticipada con el nombre de “reuniones de concientización y formación política”, sino que también tiene “en la bolsa” (¿solidaria?) al Tribunal Supremo Electoral, con el que espera “sacudirse” a su otra competidora, la ya mencionada Thelma Aldana, coincidiendo en esto con los “anti-chairos”. Tampoco quiere que venga la CICIG “a contarle las costillas” y también por eso quiere ponerle zancadilla a la Aldana. Curioso, tanto doblan las cosas los fanáticos, que los extremos se tocan…

A estas alturas, nuestras débiles instituciones han sido incapaces de darle certeza jurídica al proceso. Todavía no sabemos si “van a correr” dos de “las tres señoras”. Probablemente, “si se vuelan a Zury” (al prevalecer la CC), “se volarán también a Thelma”, vía acciones del TSE avaladas por la CSJ. Además corre el rumor de que la línea profesional del Departamento de Estado, “en cuanto se descuide Trump”, revelará los nexos de “la tercera doña” con el narcotráfico, causando un oportuno escándalo que sirva para potenciar “el antivoto” de doña Sandra. Cualquiera que pierda el pulso señalará al proceso de ser un “fraude electoral” y llamará a sus correligionarios a la calle. Mientras este renovado pero viejo pleito se pone de nuevo en escena, como si fuera otra vez el MLN contra el PGT, el país se estanca y la esperanza se hunde. Habrá unos tres de cada diez guatemaltecos que tristemente están dispuestos a atrincherarse en uno de estos dos extremos. Pero, ojo, ciudadano, aunque los fanáticos no lo crean, siete de cada diez, ya estamos hartos… Respire. Hoy Guatemala cuenta con una opción diferente, una opción racional. Vaya a www.pla-ca.org y “baje” la “Plataforma Ideológica y Programática” del Partido UNIDOS, esa que un grupo de militantes del Partido ha sometido democráticamente a consideración de nuestra estructura partidaria. Súmese al movimiento de la opción inteligente: UNIDOS. Hoy hay un candidato a la Presidencia que aquí resulta inusual: un hombre nacido en Joyabaj, Quiché: honesto, preparado y capaz, Luis Velásquez; acompañado de un contingente de nuevos políticos, con ideología auténticamente liberal, que meterán a todos los corruptos al bote. Sí, ciudadano, viene un nuevo amanecer para Guatemala…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/Oculta
Hagamos memoria

Mañana se realiza un festival sobre la memoria.

noticia Méndez Vides
Requiem por V. S. Naipaul

Viaje al centro de los libros.

noticia Enrique García
Bomberos Voluntarios compran 450 mil mascarillas

La empresa ganadora es Imexmed, uno de los 10 proveedores del Estado más beneficiados con contratos durante la pandemia.



Más en esta sección

A ritmo de mariachi dan último adiós a Flor Silvestre, «El alma de la canción ranchera»

otras-noticias

Carretera que comunica ocho municipios en Huehuetenango está inhabilitada

otras-noticias

Allanamientos de este viernes buscan desarticular bandas criminales

otras-noticias

Publicidad