[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El mestizaje: una esperanza para nosotros


Guatemala es más que un cielo azul y profético, es una inmensa posibilidad de esperanza y acción por el “buen vivir”.

foto-articulo-Opiniones de hoy

 

La semana pasada tuve oportunidad de revisitar el museo de antropología de México. Siempre me vuelve a impresionar el culto de las juventudes a la historia y cultura mexicanas. Me quedo petrificada frente a la frase de Agustín Acosta que dice: “Mexicano detente, ésta es la raíz de tu historia, tu cuna y tu altar. Oirás la voz silenciosa de la cultura más antigua de México, tal vez de la civilización madre de nuestro continente. Los olmecas convirtieron la lluvia en cosechas, el sol en calendario, la piedra en escultura, el algodón en telas, las peregrinaciones en comercio, los montículos en tronos, los jaguares en religión, y los hombres en dioses”.

Ese culto de los mexicanos a su pasado y a su identidad nacional, se debe al proyecto político de Nación mexicana que creó una identidad nacional, un lugar donde todos los mexicanos se sienten cohesionados, identificados, cobijados.

Para entender por qué los guatemaltecos no sentimos cohesión o ese orgullo patrio que sienten los mexicanos cuando se les pregunta de dónde son, es necesario leer sobre cómo el Estado-nación criollo (ese que jamás tomó en cuenta a la población indígena y local) no desarrolló un sistema educativo que incluyera a toda la ciudadanía en el conocimiento de su trayectoria vital, de nuestra historia, y tampoco escribió una historia que nos contuviera a todos en sus relatos, sino que glorificó al criollo y marginó a los pueblos originarios. De ahí, que las elites sean tan racistas y clasistas. De ahí, que la sociedad se asiente sobre las bases de la supremacía blanca.

Es importante comprender que como señala Benedict Anderson todas las identidades nacionales son invenciones. Narrativas que se construyen para unificar y cohesionar a los grupos. ¿Qué nos puede unir hoy a los guatemaltecos? Creo que nos une la necesidad y la esperanza de construir otro país.

En esa invención que se hace hoy de las identidades, el turismo de masas trasviste culturas y recursos naturales al inventar identidades hechizas o postizas y venderlas a los turistas: el viaje como experiencia de un espectáculo ya imaginado y construido alrededor de paquetes turísticos ecológicos y culturales.

Ejemplo de ello es cómo en sitios arqueológicos, muchos vendedores se acabaron disfrazando de antiguos mayas para darle al visitante la ilusión de cierto exotismo espiritual y étnico. Por igual, en hoteles prestigiosos de La Antigua y Atitlán los meseros, por ejemplo, están vestidos de mayas aunque su identidad esté lejos de las prendas que llevan, es solamente para crear una imagen de “pureza cultural” frente al turista extranjero.

Llama la atención cómo hacia afuera vendemos y reivindicamos “pureza cultural indígena”, mientras que hacia dentro la negamos y marginamos. Aunque Fuentes y Guzmán, Eric Wolf y otros, demuestran que ya en el siglo XVIII no había en Mesoamérica indios “puros” porque la mezcla había sido intensa.

Es curioso observar esa paradoja de ofrecer hacia el exterior una cultura pasada remota e inventada, pero al interior se invisibiliza a la población indígena.

Necesitamos entonces un proyecto de nación que nos incluya a todos, plantear una identidad mixta y complementaria como política nacional.

Tenemos grandes puentes que pueden democratizar nuestro contexto cultural si lo asumimos, abrazamos y celebramos como mestizo, si aprendemos a abrirnos e interesarnos en la gran riqueza de la cultura y cosmovisión de la población indígena. Para ello, falta leer, salir de nosotros mismos, asumir nuestra fracturada historia, salir de las categorías. Con nuestro reciente conflicto armado, todos perdimos, ahora nos toca también a todos hacer otro país y aprender a ser un “nosotros” que nos incluya a todos en el salario justo, la educación, la salud, la igualdad de oportunidades, etc. Guatemala es más que un cielo azul y profético, es una inmensa posibilidad de esperanza y acción por el “buen vivir”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Óscar herrera oherreraelperiodico.com.gt
Presentan amparo contra postuladora
noticia Italo AntoniotTi
Madrugón

Tal vez la propuesta del Ejecutivo es una encomienda venida desde lejos.

noticia dpa
Amenaza terrorista obliga a suspender festival “Rock am Ring” en Alemania

El evento, de tres días, había comenzado hoy con fuertes medidas de seguridad tras el reciente atentado registrado en un concierto de Ariana Grande en Mánchester, Gran Bretaña, donde murieron 22 personas.

 



Más en esta sección

Medvedev se consolida

otras-noticias

«Tiburón» se instala en el Museo de los Oscar

otras-noticias

Ibrahimovic estará de baja diez días

otras-noticias

Publicidad