[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Iván, agazapado, todavía nos flagela

opinion

¡Cuán decepcionante estas vísperas electorales! ¿Permaneceremos todos los demás ahora también de brazos cruzados?

 

Pues se supone que la CICIG ya terminó, pero un despectivo hacia todos los que aquí vivimos, António Guterres, actual Secretario General de las Naciones Unidas y, muy elocuentemente, también ex-Secretario General de la Internacional Socialista, sí existe. Porque para este portugués que nunca ha puesto un pie en Guatemala, aludir a la soberanía del Estado nacional guatemalteco le resulta una molesta pérdida de tiempo.

Lo que ha quedado en evidencia una vez más con ese reiterado rechazo por parte del Tribunal Supremo Electoral guatemalteco a la candidatura presidencial de una mujer, Zury Ríos, demasiado inteligente para ellos, de excepcionales experiencias tanto nacionales como internacionales, instruida y de gran carácter, y a mis ojos la única entre todos capaz de gobernar de veras “con todos y por el bien de todos”, como una vez lo sugiriera en cuanto a ideal a perseguir el inolvidable José Martí.

Por ahora, un truco alevoso más de ese demoledor Iván colombiano que aún nos hace daño desde lejos, ahora valido de unos “magistrados” chapines al parecer algo cortos en experiencia cívica.

Total: otro fraude electoral ya anticipado, con la mira muy puesta en otras dos candidatas de todos aquí conocidas pero también muy extorsionables: Thelma Aldana y Sandra Torres.

Y el pueblo continúa traumado.

En otras palabras, también podría decirse que aquel artero procónsul que nos remitió Barack Obama en la persona de Todd Robinson, y ahora desde Washington D. C., se mantiene con el manejo subrepticio de sus piezas de ajedrez de aquí, entre ellas, esos otros tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad, entregados a la entera demolición jurídica de nuestros sistema republicano.

Lo que confirma, además, que los peores enemigos de Guatemala (por cierto, también de Donald Trump) se mantienen inexplicablemente agazapados en el Departamento de Estado, de la mano de su servil herramienta, el embajador teóricamente norteamericano, Luis Arreaga.

Y encima, asombrados de esa espontánea colaboración de algunos ingratos hijos de esta tierra, que han antepuesto sus prejuicios y resentimientos muy personales a la dignidad soberana de una patria tan herida y humillada. Y de esa manera, chapines de quienes podría esperarse otra mejor actitud, tales como Helen Mack, Edgar Gutiérrez, Eduardo Stein, Sandra Torres, el salvadoreño camuflado Frank La Rue o aun el pretencioso y alocado Procurador actual de los “Derechos” Humanos, Jordán Rodas, añaden espontáneamente su aval al encarcelamiento intelectual de sus demás compatriotas.

Y permanecemos demasiado atónitos y pasivos, a la espera quizás de que el “Socialismo del siglo XXI”, en su inminente y violento derrumbe final, nos aligere nuestros compromisos cívicos.

Por supuesto que son muchos más, pero este espacio en la prensa escrita que aquí gratuitamente se me concede me resulta demasiado pequeño.

Y de esa misma manera, ahora esta vez desde el Tribunal Supremo Electoral, devenido árbitro omnipotente del entero proceso, añaden explícitamente la exclusión cívica por nombre y apellido de una ciudadana, Zury Ríos, así como implícitamente los de todos los otros ciudadanos que quisieran votar no menos libremente por ella, para la presidencia de la República. Obviamente todo en contra del Artículo no menos constitucional 186, inciso c, que textualmente preceptúa: (No podrán optar al cargo de Presidente o Vicepresidente de la República:) “Los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad del Presidente o Vicepresidente de la República, cuando este último se encuentre ejerciendo la Presidencia…”.

Todos sabemos que el padre de Zury Ríos encaja en cuanto la figura prototípica a la que se refirieron los constituyentes al redactar este artículo, pero algunos maliciosamente hoy omiten del mismo una cláusula clave: “…cuando este último se encuentre ejerciendo la Presidencia…”.

Y por cierto, basada en esto mismo, la magistrada María Eugenia Mijangos emitió su razonamiento disidente con estas palabras: “el Tribunal Supremo Electoral está obligado a respetar, cumplir y garantizar los principios y valores plasmados en el catálogo de los Derechos Humanos, lo que incluye el derecho a elegir y ser electo, y que se enmarca también en la Convención Americana de los Derechos Humanos”.

¡Cuán decepcionante estas vísperas electorales! ¿Permaneceremos todos los demás ahora también de brazos cruzados?

Tras haber acumulado previamente los magistrados del Tribunal Supremo Electoral otras lindezas como la del monopolio que se reservaron para sí mismos de la identificación de “las campaña anticipada”, nos trae de vuelta a aquella tan odiada “dictadura de los jueces” anterior a la Revolución Francesa.

Otro salto hacia atrás de casi tres siglos por obra y gracia del positivismo jurídico imperante.

Y que nos ha regresado a los tiempos que ya creíamos idos para siempre, es decir, a los abusos de autoridad reincidentes a todos los niveles, y en nuestro caso actual para el proceso más genuinamente democrático y moderno concebible: las elecciones libres de sus autoridades por parte de la ciudadanía soberana.

Lo que también me trae a la memoria otra frasecilla emitida por el eminente tribuno de la República de Roma, Marco Tulio Cicerón, ante un maligno demagogo populista: “¿hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?”…

A quien le calce el guante que se lo plante.

En el entretanto, amigos, pueden proseguir con toda certeza moral con sus esfuerzos patrióticos por llevar a la presidencia de la República a la primera mujer superdotada para ello: Zury Ríos Sosa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Emmys virtuales, un experimento en pandemia que marcará temporada de premios

La edición 2020 de los Emmys dará una sacudida obligada, y para muchos necesaria, al formato de ceremonias de premios que cada año pierden más audiencia.

noticia Evelin Vásquez
El riesgo de la pandemia sigue en Latinoamérica 
noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Noviembre 2019; mes del urbanismo

Dado que el crecimiento urbano y el proceso de urbanización en Guatemala empezó a acelerarse hace algunas décadas, ahora es un tema de actualidad nacional.



Más en esta sección

Borrador automático

otras-noticias

Alcalde habría beneficiado a electores con programa de alimentos

otras-noticias

Fiscalía buscará a Cristina Siekavizza entre sepultadas como XX

otras-noticias

Publicidad