[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Revolución, rebelión o golpe?

opinion

Sin duda, el problema venezolano no es nada fácil de resolver.

Podemos hablar con plena propiedad de las revoluciones estadounidense y francesa, en el siglo dieciocho; de las de la independencia en la América española, en el siglo diecinueve; y de la mexicana, la rusa, la china y la iraní, en el siglo veinte. Probablemente no sea posible denominar revoluciones a los cambios político-institucionales habidos el siglo pasado en Corea o en Vietnam, que más bien fueron resultado de cruentas guerras civiles, con la decisiva participación de agentes extranjeros internacionales.

Sin embargo, con frecuencia somos testigos de rebeliones populares o corporativas, algunas pacíficas y otras violentas, con las que se persiguen cambios puntuales en la gobernanza o en las políticas del Estado. Quizás en este momento podamos hablar de la rebelión en marcha de los “chalecos amarillos”, en la Francia del presidente Macron, o de la todavía reciente rebelión de los separatistas catalanes. En nuestra América Latina, los golpes militares y las rebeliones contra los gobiernos han sido por desgracia muy frecuentes.

México, por ejemplo, ha tenido dos emperadores, tres ejecutivos colegiados, y sesenta y cinco presidentes en ciento seis períodos de gobierno, de los cuales solo cincuenta y uno fueron “constitucionales”. Un presidente mexicano estuvo en el cargo solo un par de horas, antes de ser destituido. Bolivia es otro caso de Estado hispanoamericano que ha sufrido una gran inestabilidad política. En ese país se cuentan sesenta y cinco presidentes oficiales, pero, si consideramos los gobiernos de las múltiples juntas militares que tomaron el poder, el número de gobiernos de hecho asciende a noventa y ocho.

Si calculamos la duración promedio de los gobiernos de estos dos países en toda su existencia independiente, resulta que en Bolivia es de solo dos años y todavía de un poco menos en México. Sin embargo, en ambos las cosas han cambiado. A partir de 1929, en México los gobiernos de la Revolución adquirieron suficiente legitimidad para evitar rebeliones y golpes de gobierno.

En Bolivia, el presidente Morales gobierna ininterrumpidamente desde enero del 2006. Sin duda la estabilidad de los gobiernos se basa en la legitimidad que les reconocen los diferentes grupos de la sociedad que gobiernan. La legitimidad de un gobierno puede nacer y mantenerse por su origen y/o por los beneficios que logra generar para la población gobernada.

En cuanto a Venezuela, parece que hoy el consenso político nacional e internacional está fracturado. Los ciudadanos venezolanos, que tendrían que legitimar a cualquier nuevo gobierno para sobrevivir, siguen divididos. Algunos, particularmente entre los más pobres, respaldan los ideales del predecesor del presidente Maduro. Los gobiernos extranjeros y sus aliados, interesados por diversas razones geopolíticas en el país sudamericano, tienen agendas conflictivas en un juego de suma cero, que les impiden unirse para buscar una solución. Mientras tanto, la crisis política y económica se ahonda.

El profesor Naunihal Singh, experto en transiciones de poder, cree que “las numerosas reclamaciones entrecruzadas en Venezuela dificultan el trazado de una línea clara entre lo que es legítimo o ilegítimo, entre una revolución o un golpe de Estado, entre la democracia salvada o la democracia subvertida”. Sin duda, el problema venezolano no es nada fácil de resolver.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
La portada del día
noticia Enrique García elPeriódico
Gerentes y asesores de EPQ elaboran licitación para beneficiar a empresas

Gerencia Administrativa de EPQ señala que al menos cuatro empresas están calificadas para participar.

 

noticia AFP
Opositores y oficialistas marcharán bajo tensión tras alzamiento militar

Tras la rebelión militar, unas 30 pequeñas protestas se registraron en sectores populares de Caracas y sus cercanías, algunas hasta la madrugada del martes, con bloqueos de calles, saqueos a negocios, cacerolazos y choques con las autoridades, según la ONG Observatorio de Conflictividad Social.



Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad