[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El trip, la bailarina semidesnuda y la multiplicación de los penes

opinion

No es realismo mágico sino Realismo Macabro.

Cuál sería tu reacción si el Presidente aparece de pronto en la televisión –como ocurrió– diciendo que realizó un viaje al futuro, y que, al regreso del mismo, supo que todo iría bien en su país. ¡Vaya trip el que se echó! Confiaría usted en ese timonel, que es en sus viajes, y no en las cuentas nacionales, en dónde ve el futuro del país? Y qué tal si un día se echa un bad trip. ¡Del carajo!

El del viaje presidencial al futuro (¡qué lástima que regresó del trip!), fue Nicolás Maduro Moros, el Dictador de Venezuela, que está en caída libre, porque ahora está siendo desconocido por los países democráticos del mundo. Por lo tanto, lo que vio en su viaje solo fue una alucinación, porque ahora el Dictador afronta la rebelión del pueblo, y el reconocimiento diplomático del opositor Juan Guaidó, como Presidente interino.

Hablando de los viajes a los que Maduro parece ser adicto, en uno de ellos dice que se le apareció Hugo Chávez en forma de pajarito, enviándole el mensaje de que iba por buen camino. Cabe conjeturar si, en sus trips, el Dictador venezolano no haya también visto dragones e hipopótamos volando. ¿Por qué no? ¡Todo esto es posible!

Esperamos que, en pocas horas o días, los venezolanos ya no tengan que oír más estas y otras muchísimas pendejadas, sin mencionar los frecuentes errores gramaticales del Dictador, la confusión de ubicación geográfica de lugares y de países, las expresiones mal empleadas (su cultura es solo la de un chofer de camioneta), y hasta los fatales lapsus linguae, como aquel en el que habló de que en su país habría una verdadera multiplicación de los penes, sin darse cuenta de lo que decía, hasta que uno de sus secuaces que tenía al lado, le rectificó la expresión, que quizá fue producto de una fijación sexual, o de no haber vuelto plenamente de algún trip.

Es una pena que ningún periodista le haya preguntado (a quien lo cuestionara así lo encarcelaría o lo mataría) cuál es la receta que tiene para emprender esos viajes, y si para despegar consume o no alguna droga, y, en caso afirmativo, si lo realiza apropiadamente, como es recomendable, y si ha tenido o no el infortunio de haber tenido algún bad trip.

Pero no hay que hacer trips al futuro (el futuro es de por sí incierto) sino solo darse una vueltecita a las tiendas de barrio y a los supermercados de Venezuela para comprobar que las estanterías están vacías; o ir a los basureros, para preguntarle allí a los famélicos venezolanos cómo ven el presente y el futuro de su país. La respuesta no sería la que Maduro Moros vio en el viajecito que dice que se echó al futuro.

Pero mientras unos están en la pena; otros, en la pepena. Y esto viene a colación porque recientemente, el diario español El País, citando la denuncia de un diputado opositor, contó que en la oficina del Director del Hospital Clínico Universitario de Caracas, los médicos celebraron una fiesta en la que danzaba una exuberante bailarina semidesnuda (seguramente que hubo abundante licor, y quizá hasta drogas para quienes quisieran echarse también unos trips), mientras que, pisos más abajo, los pacientes se morían porque no había dinero para medicinas ni para repuestos de equipo, pues ya no funcionan el aire acondicionado, los aparatos de rayos X, de tomografía y de resonancias magnéticas, ni la casi totalidad de los quirófanos. Y arriba de la debacle sanitaria, la bailarina moviendo el cuerpo al ritmo de la música caribeña. ¡Realismo macabro del Socialismo del Siglo XXI!

El cirujano Jaime Lorenzo, director de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, refirió que recientemente hubo un apagón, y como las plantas eléctricas de apoyo de ese Hospital no funcionan, murieron dos personas, una de ellas que estaba conectado a un respirador artificial. La familia del paciente fallecido tuvo que esperar varios días para que la morgue le entregara el cadáver, porque políticamente la defunción debería de asentarse como muerte natural, y no como resultado del corte de energía, lo cual exigía varios trámites burocráticos, para consumar la mentira.

Como consecuencia de su gobierno despótico en grado sumo; de su carácter de represor compulsivo; de su decisión de hambrear al pueblo; de negarle a la población todas las libertades; de solo realizar elecciones ficticias; y de otras muchas arbitrariedades, el Dictador de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, ya ha sido desconocido por Estados Unidos y por otros muchos países democráticos del mundo, incluyendo a los de la mayoría de Latinoamérica, los que ahora reconocen como legítimo Presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó.

Los demócratas del mundo contamos las horas y minutos que faltan para la salida del Dictador Maduro (sostenido solo por las bayonetas), y para su futuro enjuiciamiento por crímenes de lesa humanidad (que son imprescriptibles) y de corrupción, entre otros delitos, que el sátrapa habría cometido contra su pueblo, muchos de ellos muy bien documentados por varias ONG y por organismos multilaterales. ¡Ojalá que en sus desesperada huida (probablemente a Cuba, que lo recibiría con aplausos), Maduro y su corrupto ejército chavista no provoquen un baño de sangre! gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Óscar Herrera oherrera@elperiodico.com.gt
Al menos ocho muertos deja accidente en El Estor
noticia GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico
Exportaciones de zonas francas caen y se anticipa más deterioro

Sector espera que el cierre de empresas continúe en 2019, por falta de una reforma legal.

 

noticia Enrique García elPeriódico
Concejo Municipal aprueba construcción de AeroMetro

El proyecto será dado en concesión por 25 años.

 



Más en esta sección

Tyson espera seguir combatiendo

otras-noticias

Atlético de Madrid no puede fallar

otras-noticias

Atlético de Madrid, sin margen de error

otras-noticias

Publicidad