[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Zapatero a tu zapato


Donde la poesía retome su rumbo indispensable.

foto-articulo-Opiniones de hoy

 

Al estilo de Jorge Luis Borges, también imagino el paraíso como un gran biblioteca. Gigante. O mejor aún, como una infinita feria de libros repleta de posibilidades, donde tragarse el universo entero sea posible. Donde ser todo lo que no hemos sido, sea posible. Donde caminar por los linderos de la metáfora nos vuelva invencibles. Donde la poesía retome su rumbo indispensable y garantice nuestra existencia. Donde la melancolía del papel nos acompañe hasta el cansancio. Donde acariciar los sentidos sea tan natural como un almendro en mediodía; donde los viajes irresistibles nos conduzcan. Donde “y colorín colorado”, sea parte de la iniciación a cada vida…

Efectivamente las ferias de libros son una oportunidad popular para acercarnos a esos mundos infinitos. Espacios de encuentro que permiten la sumersión total en el espejismo. Liberación, sí, liberación. Emancipación.

En Guatemala el esfuerzo que se ha llevado a cabo para plantar una Filgua digna ha sido titánico. Muchos hemos sido testigos. Y cada año con mayor presencia. Con mayor ímpetu de demostrar que en este maravilloso país se aprecia la literatura. Acercamientos con escuelas, libreros, oradores, escritores, editores. Oportunidades dignas de amparo, resguardo e impulso. Porque la feria es un bien de todos, por todos y para todos.

Pero resulta que la Junta Directiva de la Cámara de Industria se opone a que el Registro de la Propiedad Intelectual le dé a la Asociación Gremial de Editores de Guatemala –AGEG– la propiedad de la marca “Filgua”. Zapatero a tu zapato. Tratar de impedir su registro a favor de la AGEG es una clara actitud de sabotaje a la realización de la feria, ya que dicha Cámara no tiene el conocimiento necesario para realizarla. Zapatero a tu zapato. Insisto. La producción y el comercio de libros es importante. Pero ese pequeño objeto gordo o escuálido; alto o chaparro; vestido o desnudo; parco o colorido, llamado libro, es muchísimo más que un producto. Es infinita posibilidad. Cielo con dos lunas, flores amarillas, amores inevitables, muertes celestes. Puente entre la vida y el sueño. Cúmulo de placeres. Porque perderse en los laberintos de una feria del libro es la ventura más suculenta y lapidaria.

Habría que preguntarse por qué la Cámara desea tan ferozmente evitar que la gremial presidida por Raúl Figueroa Sarti, de manera colectiva, sea la titular y beneficiaria del distintivo “Filgua”. Si la feria no es el campo ni mucho menos, la pasión de la Cámara. ¿Querrán quedarse con la llave que abre el acceso a las culturas? ¿Controlar la Torre de Babel y volver a la inquisición de los libros prohibidos? La Filgua es patrimonio nacional por un simple hecho: porque imaginar también es libertad y ante todo, un derecho.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Verónica Spross de Rivera
Servicio civil moderno
noticia GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico
Surge polémica por tarifas para pago de derecho de autor

Empresarios se quejan de cobros excesivos por uso de música mientras los artistas señalan que hay empresas que no pagan las licencias.

 

noticia Jorge Mario Rodríguez
El gobierno sociópata

En el caso de Guatemala puede hablarse, sin muchos resquemores, de sociopatía política.



Más en esta sección

Comando Naval del Caribe realiza jornada médica para afectados por Iota

otras-noticias

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

Publicidad