[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Normalización en Nicaragua?

opinion

La dictadura entronizada en Nicaragua por la pareja “imperial” de Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo (que se asimila a Nicolae y Elena Ceaucescu en la Rumania de los años ochenta), abanderada del Socialismo del Siglo XXI, ha venido ufanándose de que las fuerzas armadas leales a la dictadura, tanto regulares como paramilitares y parapoliciales, han aplastado la “intentona golpista de los obispos” y que han logrado la pacificación del país; y que, por ende, todo ha vuelto a la “normalidad”.

Nicaragua, desde el 18 de abril de este año, fecha en la que se iniciaron las protestas contra la elevación de las pensiones del régimen de seguridad social, que fueron reprimidas a sangre y fuego por el gobierno Ortega-Murillo, cumplió el sábado pasado cuatro meses. Durante este tiempo, 448 personas han sido asesinadas por la brutal represión del régimen sandinista; además, cientos de personas han sido encarceladas o desaparecidas, y miles han sido desplazadas. También han sido saqueados establecimientos comerciales e industriales, allanadas viviendas de los manifestantes, ocupados por la fuerza universidades y templos católicos, invadidos y tomados inmuebles propiedad de opositores y disidentes, así como se ha impedido que la comunidad internacional tenga acceso a información sobre los horrendos crímenes y vejámenes perpetrados por la dictadura sandinista.

El régimen Ortega-Murillo, apoyado por el Foro de São Paulo, que es una unión de partidos y organizaciones políticas de izquierda socialista latinoamericanos, entre los que destacan el Partido de los Trabajadores (Brasil), el Partido Comunista de Cuba, el Partido Socialista Unido de Venezuela, el  Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (El Salvador) y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (Nicaragua), ha endurecido sus actitudes de cara a las demandas ciudadanas. Esta unión política ha alentado al régimen Ortega-Murillo, que es una típica cleptocracia populista, a aplastar cualquier tipo de oposición o disidencia, al igual que lo ha venido haciendo el régimen chavista de Nicolás Maduro en Venezuela.

El saldo económico ha sido desastroso en Nicaragua. Cientos de empresas han cerrado operaciones, cientos de miles de personas han perdido sus empleos, el sector turístico se desplomó, cientos de manzanas de cultivos han sido invadidas y tomadas por precaristas alentados por el régimen Ortega-Murillo, se cayó la actividad económica y el consumo, decenas de miles han huido del país, así como se espera que el PIB sea negativo en 2018. Por cierto, ha trascendido que los ataques xenófobos en Costa Rica contra inmigrantes y refugiados nicaragüenses son orquestados por la dictadura Ortega-Murillo.

A pesar de la represión brutal del régimen sandinista, los “autoconvocados” no se han arredrado y recurrentemente vuelven a las calles a manifestar y a exigir la vuelta al diálogo nacional sin condiciones, presidido por los obispos católicos, para darle una salida democrática a la crisis. El sábado pasado, para conmemorar el cuarto mes de protestas, los nicaragüenses salieron nuevamente a manifestar a las calles en Managua y en diferentes departamentos. Una vez más fueron reprimidos. ¿Hasta cuándo seguirá el derramamiento de sangre en Nicaragua?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
Gobierno confirma asueto para el próximo lunes
noticia JORGE H. LÓPEZ
En qué estamos

Los buenos que somos más estemos tras las rejas y los malos dueños de las calles y de las ciudades.

noticia Katerin Chumil elPeriódico
¿Qué hacían tres PNC bacheando la carretera al Pacífico?


Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad