[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

A menor compresión, mayor costo


Ni crimen o castigo es dilema

foto-articulo-Opiniones de hoy

¿Dónde radica la dignidad de un país? Seguramente que no en censurar las críticas internacionales a su fallido sistema de gobierno que ha condenado a sus propios habitantes a una vida infeliz. Radica en transformar ese sistema, volviéndolo funcional al servicio de toda su población. Ahora, ¿en nombre de qué Jimmy Morales y su gabinete invocan soberanía en la CC y demandan silencio, disimulo, ocultación de la realidad? En nombre de la impunidad.

Cualquier nación demanda que sus gobernantes rindan cuentas. Por respeto al propio Estado que representan y a sus ciudadanos, si hay fundadas sospechas de que cometieron delitos, deben despojarse de privilegios y someterse al debido proceso. Jimmy Morales y su coro llaman “golpe de Estado” y “derrocamiento” al fortalecimiento del Estado de Derecho, pues la igualdad ante la ley es la fuente de legitimidad del sistema jurídico político.

Durante 2016 pensé que, por ignorancia e incapacidad, pero sin mala fe, Jimmy Morales era tan pésimo presidente. Sus actuaciones a partir de 2017 me aclararon que detrás del “yo no fui”, “lo hacen a mis espaldas”, se parapeta un individuo perverso y egoísta que deliberadamente lleva al país a las cavernas más profundas y oscuras. No es solo la pérdida de la ventana de oportunidad más nítida que ha tenido Guatemala de sacudirse un sistema corrupto, es, peor, haber retornado a un pasado oprobioso y, por anacrónico, patético.

Jimmy Morales no está solo. Los integrantes notables del statu quo local lo acompañan, abierta o disimuladamente. Aunque de raíces y dimensiones muy diferentes, tienen la misma causa. Morales es su principal parapeto, aunque resientan su mediocridad. Pero no tienen opción. Igual que en el Congreso, su Junta Directiva y principales operadores; o en la Corte Suprema, con la mayoría de magistrados alineados, con ellos van a resistir, y hasta que alisten sus cuadros y estructuras de refresco (sus genuinos y eficaces representantes) y puedan negociar, los abandonarán.

El dilema de Guatemala no es el reclamo de una (falsa) soberanía o el avasallamiento. Es obvio que perdimos en manos de las mafias la soberanía sobre un 20 por ciento del territorio y sus habitantes; además, sobre las instituciones democráticas capturadas y cooptadas por el crimen de cuello blanco y percudido. Cuando los gobernantes y las poderosas elites de un país toleran que sus poblaciones sufran hambre y no tengan techo ni abrigo, es que perdieron la dignidad, haciendo indigna a su sociedad, hasta que la propia sociedad reacciona y libera en los términos que la Constitución establece.

Aunque Jimmy Morales y el statu quo crean estar ante el dilema del crimen o castigo, la verdad es que no tienen alternativa. El futuro los alcanzó. Los acuerdos sobre derechos humanos que Guatemala firmó hace 70 años –y no denunciará– extiende carta universal a cualquier ciudadano a criticar cualquier sistema local que incumple sus deberes básicos. Ya es tarde para renegar, y la geografía deja a este statu quo en una posición inescapable. A menor entendimiento de esa realidad, mayor el costo de recuperación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Al menos 86 muertos en Ankara en el peor atentado de la historia turca

Al menos 86 personas murieron hoy  en Ankara en el atentado más grave de la historia turca, perpetrado probablemente por dos suicidas contra una manifestación pacifista de la oposición prokurda, a tres semanas de las elecciones legislativas anticipadas.

noticia Andrea Paola
Joven recrea la foto tomada por su abuelo en Tokio hace 70 años
noticia FERDY MONTEPEQUE elPeriódico
Podemos ignora quién pagó 350 vallas publicitarias

El TSE solicitó un informe sobre las vallas con el logotipo del nuevo partido, cuyos integrantes dicen desconocer quién financió estas.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Los seis puntos clave sobre la crisis política en Guatemala

otras-noticias

Publicidad