[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Discursos de odio

opinion

El odio es un antivalor al cual recurren los inmorales.

El odio es un sentimiento de antipatía y aversión hacia algo o alguien cuyo mal se desea. Luego, los discursos y las campañas de odio son aquellas actitudes y acciones que promueven y pretenden el rechazo, el repudio, el desprecio o la repugnancia hacia alguien o algo. Respecto del odio Plutarco dice: “El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás”. Asimismo, Arthur Schopenhauer expresa: “En no pocos casos el odio a una persona tiene sus raíces en la estimación involuntaria de sus virtudes”.

Generalmente, los discursos y campañas de odio contra las personas concentran esfuerzos y recursos en descalificar, desacreditar, demeritar o destruir el prestigio, la fama y el buen nombre de las personas contra quienes se montan, dirigen o accionan, con la finalidad de deslegitimarlos, restarles credibilidad o promover su separación o exclusión de círculos sociales, económicos o políticos.

Los discursos y campañas de odio identifican enemigos y son brutales en el afán de injuriarlos, calumniarlos y difamarlos. Al efecto, se echa mano de intrigas, inventos, trucos, rumores, maledicencias, falsas imputaciones, mentiras emocionales y montajes con el ánimo de erosionar o socavar la reputación o credibilidad de la víctima, someterla a escarnio o vergüenza pública, así como debilitar, someter o erosionar la fuerza de voluntad o el espíritu de lucha del ofendido. Muchas veces, se llega al extremo de endilgar al sujeto objetivo o blanco la comisión de supuestos crímenes o delitos, para que sea tachado como delincuente común o peligroso.

En lo político, los discursos y campañas de odio se asocian a la propaganda del odio e, incluso, a los crímenes de odio, que son los delitos motivados por prejuicios, que conllevan ataques o agresiones físicas, la destrucción de la propiedad, la intimidación, la amenaza, el acoso, la coacción, el insulto mordaz o la conjura. Al adversario, disidente u opositor se le considera un enemigo jurado a quien hay que callar, amordazar, subyugar, encarcelar o aniquilar; y, por consiguiente, a alguien a quien no hay que respetar ni tratar dignamente o con deferencia.

En la propaganda del odio subyace la intolerancia, la intransigencia, la confrontación, la subestimación, la canallada y el menosprecio. A través de la propaganda del odio pueden promoverse terribles distorsiones, engaños o injusticias, tales como la discriminación racial, el odio religioso, el odio entre ricos y pobres, la homofobia, la misoginia, la xenofobia, etcétera.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece: “Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, idioma u origen nacional”.

Luego, bajo ningún punto de vista debe permitirse o facilitarse la incitación al odio en nuestra sociedad, porque, además de que es un antivalor, al cual recurren los inmorales, es provocador, destructivo y disociador. Por otro lado, el odio no fortalece lo que nos une, sino que, por el contrario, alimenta lo que nos divide.

George Bernard Shaw es elocuente al afirmar: “El odio es la venganza de un cobarde intimidado”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Guatemala Bajo la Lupa
noticia Roberto Moreno Godoy
V Congreso de Estudios del Desarrollo

UVG convoca a encuentro sobre el agua.

noticia Redacción elPeriódico
Nuevo presidente de la Empornac es contratista de la municipalidad de Puerto Barrios

Bayron Alejandro Monterrosa Salazar, juramentado ayer para dirigir la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla, vendió en marzo pasado equipo de oficina a la comuna por un valor total de Q47 mil 800.

 



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad