[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una política especialmente cruel

opinion

La separación entre padres e hijos, según los investigadores, puede causar traumas de por vida en los niños.

El mes pasado el Fiscal General de los Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció que el Gobierno procesará penalmente a todos los que crucen la frontera de manera ilegal. La aplicación de tal política del Departamento de Justicia “está provocando la separación de los miembros de cientos de familias de inmigrantes y conduciendo a los niños a albergues y hogares temporales en todo el país”, según reportan los medios de comunicación estadounidenses.

La separación de los menores de sus padres es parte de la última y más debatida política de endurecimiento fronterizo de la administración Trump. El verdadero propósito de esa cruel medida, de acuerdo con funcionarios del Gobierno estadounidense, es desalentar a las familias centroamericanas de emprender el peligroso viaje a la frontera sudoeste de los Estados Unidos, a donde han estado llegando este año en cantidades crecientes para solicitar asilo.

En las dos primeras semanas de aplicación de la nueva y endurecida política anunciada por Sessions, 638 padres han sido procesados y separados de los 658 hijos menores que los acompañaban. La secretaria de Seguridad Doméstica, Kirstjen Nielsen, niega que exista una política específica de separar a los hijos de sus padres migrantes. “Nuestra política es que, si los padres o adultos violan la ley, los procesamos”, y los menores son enviados a los cada vez más numerosos albergues que están surgiendo en la extensa frontera con México.

En Brownsville, ciudad fronteriza del estado de Texas, existe el más grande albergue para menores centroamericanos que esperan la decisión administrativa sobre su estatus migratorio. Casa Padre ocupa los 25 mil metros cuadrados de las instalaciones físicas de lo que fue antes un almacén Walmart. “En realidad es un modelo de la vida en la frontera de la Norteamérica de Trump, parte de una creciente industria de centros de detención y refugios, mientras las autoridades federales luchan por cumplir con la orden del presidente de poner fin a la “captura y liberación de migrantes que ingresan ilegalmente al país”, señala un importante periódico estadounidense. Ahora que frecuentemente se separa a los niños de sus padres, esta instalación ha tenido que obtener una exención del Estado para ampliar su capacidad.

Parece ser que los 1,500 jóvenes, entre 10 y 17 años, que ocupan el albergue Casa Padre están recibiendo un buen cuidado. Las instalaciones están bien acondicionadas. Tienen servicios médicos. Estudian y pueden asistir a clases de inglés. Sin embargo, en varias cartas al Departamento de Seguridad Doméstica, la Academia Estadounidense de Pediatría ha instado a que se ponga fin a la separación entre padres e hijos, lo cual, según los investigadores, puede causar traumas de por vida en los niños. Cuando se dio a conocer la nueva política del Departamento de Justicia, la presidenta de la academia, doctora Colleen Kraft, dijo que estaba consternada por su “extrema crueldad”.

Algo grave está sucediendo en la sociedad estadounidense. La generosidad tradicional de esa sociedad parece retroceder. Las crueles políticas de inmigración de la Administración federal norteamericana bajo el presidente Trump están liberando los peores espíritus que al parecer se han adueñado de un cada vez mayor número de personas. ¡Ojalá quede todavía tiempo para tratar de recobrar las mejores tradiciones del pueblo de los Estados Unidos!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Julio E. Santos jsantos@elperiodico.com.gt
Reportan 190 agresiones contra periodistas
noticia Ferdy Montepeque elPeriódico
«Hay un pulso de poder por ver quién reconduce el sistema de acuerdo a su visión” Phillip Chicola, analista político

Desde 2015, cuando se registraron las manifestaciones contra la corrupción y la clase política tradicional en Guatemala, empujadas por las investigaciones del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el país ha vivido un punto de inflexión que marcó el fin de una época. Sin embargo, aún no se ha logrado realizar un cambio profundo en las instituciones estatales, asegura el analista político, Phillip Chicola. El “limbo” en el que se encuentra actualmente el país se puede convertir en una ventana abierta para el surgimiento de un “caudillo populista” que llegue al poder, explica.

noticia Por la Redacción
Incidentes por lluvias, ríos crecidos y actividad volcánica moderada

62 personas afectadas por inundaciones, para esta tarde y noche se prevén lluvias,según INSIVUMEH.



Más en esta sección

Bus extraurbano volcó en la Ruta Interamericana

otras-noticias

Destruyeron el altar en honor a niñas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción

otras-noticias

Cremas ganan y recuperan el segundo lugar

otras-noticias

Publicidad