[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Al diablo con el diablo


Poner de moda al diablo es un escape más que permite evadir la realidad cotidiana que afecta a millones de personas.

foto-articulo-Opiniones de hoy

Lo mejor es no tocarlo con las manos sucias o limpias porque de todos modos se pueden quemar. Bíblicamente existe la versión de que Satanás es el príncipe de los ángeles rebeldes que quiso nada menos que ser más que Dios y fue vencido fácilmente por San Miguel Arcángel. Entre los antiguos griegos era el supremo poder del cual participaban los dioses y determinaba el destino de los hombres según las citas de Homero, razón por la cual el hombre trataba de hacer que le fuera propicio. Para otros antiguos filósofos como Heráclito, Demócrito y Empédocles, así como para los Estoicos, representaba lo que hoy es semejante a Dios. Debemos recordar también que es el famoso demonio de Sócrates, voz interior que este decía oír y a la que obedecía en todas las coyunturas decisivas de su vida por considerarlo como un guía divino. La creencia en los demonios concebidos como seres sobrehumanos que son o no son según lo prefiera, pero si dioses para algunos es de la más remota antigüedad. Esta creencia constituye una de las formas del animismo, o sea creer en la existencia de espíritus que animan todas las cosas, propio de los pueblos que suelen adorar a dichos seres y fenómenos. Entre los antiguos asirios caldeos y persas adquirió un alto grado de desarrollo y se convirtió prácticamente en un sistema que influyó mucho sobre los hebreos en la época de su cautiverio en Babilonia. En el nuevo Testamento, el demonio es siempre un espíritu del mal, significado restringido que le dio el judaísmo ya que en los demás pueblos los demonios eran espíritus malignos como inofensivos o benévolos. Dicen que los únicos que paran hablando del diablo son los hombres piadosos y los ateos, los primeros porque lo compadecen y los segundos porque le temen, a otros les gusta enredarse en el dogma de la inmortalidad del alma y el de la resurrección de los cuerpos. En todo caso, lo que se puede afirmar con propiedad es que la Iglesia ha creado en forma admirable dogmas que dirige magistralmente para mantener vigente en lo posible, algunas ideas espirituales que buena falta hacen en todos los tiempos, especialmente en los actuales que nos inunda un materialismo crudo y salvaje, amparado quizá en que ya no existe el contrapeso del histórico y dialéctico, al que curiosamente muchos le temían más que al poder de Dios. De todos modos, no podemos dejar de expresar que al final de cuentas y de cuentos, la verdad o falsedad de un dogma no es tan pernicioso como el uso y abuso que se hace de él.

En las actuales circunstancias, poner de moda al diablo es un escape más que permite evadir la realidad cotidiana que afecta a millones de personas a las cuales literalmente se las está llevando y merecen más atención que el mismo Lucifer. Hay excepciones como los diputados, que a lo mejor suscribieron un pacto especial o son miembros del clan de Ercolano, porque de otro modo resulta difícil explicar cómo le hacen para  vivir a todo tren, cambiando de la noche a la mañana su estilo de vida. De repente les da una manita de gato como al diputado Jengibre viudo de la vida, que hace rato anda en contra de la vía y no deja de darle un aire con el bigote hitleriano pintado de negro, saco rojo chillón y corbatín amarillo, compitiendo con los honorables marimberos que de puro milagro sobreviven los embates del rap y de la cumbia. En todo caso, lo mejor es dejar al diábolo tranquilo y rogar que no nos lleve tan seguido y alarmarnos por el satanismo de algunos diputados, que no es más que la perversidad andando traducida en actitudes de sacrílego desafío a la ley, al pópulo, y el gusto por sentimientos perversos deliberadamente cultivados, entre otros la corrupción. A pesar de que somos pueblos inclinados a la idolatría poco atraídos a las ideas espirituales, es preferible adorar a un ser espiritual por ser más digno y no al dinero mal habido. Sin olvidar que la generosidad obliga a ser tolerantes con los que tienen el derecho de vivir y morir equivocados con el diábolo metido en el alma, deseando a lo mejor que alguien se los saque como a  las botellas de guaro, siempre que los nuevos demonólogos den su consentimiento para que no le falten el respeto a los que opinan diferente. Joya. Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García   elPeriódico
Denuncian supuesta red organizada que se agenció de fondos municipales

La Anam solicitó al MP y a la CGC iniciar una investigación a las arcas del Plan que dirigió el exalcalde de Chinautla.

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Raúl Estuardo Rojas Velásquez 1984-2016

Te fuiste sin decir adiós, por eso, desconoces el vacío que dejas en tu familia.

 

noticia jose alvizures
Unidad de Atención al Vecino es atendida personalmente por Neto Bran

Alcalde de Mixco recibe quejas de vecinos de Mixco y él mismo las resuelve



Más en esta sección

Panamá advierte que narcotráfico por Centroamérica mantuvo ritmo pese a pandemia

otras-noticias

HBO estrenará documental sobre monseñor Juan Gerardi

otras-noticias

Medvedv se acerca al tercer puesto

otras-noticias

Publicidad