[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Resiliencia “Económica” o atole con el dedo

opinion

“Visión es el arte de ver las cosas invisibles”. (Johnathan Swift).

En el discreto y elegante ambiente del XV Congreso regional para la prevención del lavado de dinero, colmado de autoridades de tal ámbito para discutir el tema del crecimiento económico, uno de los tecnócratas del banco central nuestro exclamó que pese a las adversidades “se reconoce el grado de resiliencia de la economía guatemalteca (…) siendo la clave para superar las adversidades del entorno la combinación de la política monetaria y la política fiscal que ha ayudado a mantener la estabilidad macroeconómica”, y como para explicar más la situación el Gran Gerente del central dijo, que a contrario sensu de la mayoría de latinoamericanos, los que dicho sea de paso nos rebasan en casi cualquier otro ranking que se publique; tenemos: un bajo déficit fiscal y una connotada estabilidad cambiaria. ¡Qué tal!

El funcionario en efecto hace eco de un término que ha venido siendo acuñado en esos perfumados ambientes, y que es entresacado de las políticas sociales en donde se estudia el comportamiento individual y colectivo ante verdaderas situaciones de dolor y desesperación: la Resiliencia humana.

Cuando por primera vez escuché de maestros en el tema del cambio social el término Resiliencia, siempre me llamó la atención el énfasis en el dolor intrínseco al mismo y las mágicas formas que ha tenido el ser humano, principalmente el oprimido y aplastado por otros humanos, para superar su situación y salir adelante.

Los expertos en estos temas asocian la Resiliencia al tratamiento de sectores sociales realmente vulnerables, léase gente, hogares, comunidades o bien naciones enteras, a tornarse más robustas y adaptables frente a diferentes fuentes de stress y de crisis recurrentes, tal es el caso de la Guatemala de hoy y de siempre, por eso simplemente cae un poco mal que los elegantes “macroeconomistas” de hoy y expertos en riesgos financieros y bancarios califiquen a nuestro crecimiento económico como “resiliente”, porque, como lo dice el más reciente análisis de la calificadora Fitch: a pesar del “ruido político” (así lo describen) “el crecimiento se ha mostrado resiliente con el soporte de la demanda externa de los Estados Unidos y un fuerte sector de remesas familiares”.

Eso sería algo así como concluir que un individuo que está siendo examinado en su desenvolvimiento crediticio por un banco, presenta un ahorro y un balance financiero en su hogar, sin importar que sus hijos estén pasando graves problemas de alimentación, salud y laborales: lo que importa es el ahorro acumulado, y la masiva entrada de dólares que alimenta de forma sorprendente incluso la cuenta corriente de la balanza de pagos, que ha pasado de ser secularmente negativa a temporalmente positiva, provocando así la destrucción de cientos de empleos pertenecientes al sector productivo nacional que desde los años noventa recibió la señal de una promesa incumplida: la del incremento de las exportaciones con mayor valor agregado. Los tratados de libre comercio, la liberalización comercial y el tipo de cambio han provocado lo contrario.

Así, por aquí lo importante pareciera ser que el gobierno no gaste, lo que representa un “éxito macroeconómico” para el Ministerio de Finanzas Públicas, porque a juicio de algunos confundidos el gobierno debe administrarse como los hogares o las empresas privadas. Y además, se mantiene un considerable nivel de reservas que mantienen la ansiada “estabilidad cambiaria”, que dicho sea de paso ha sido lo opuesto a la promesa de los noventa de contar con un tipo de cambio que aliente la exportación.

La “Resiliencia” del economicismo rampante por estos lares no se asocia entonces ni por asomo al dolor del migrante, que dicho sea de paso debe sortear trámites migratorios kafkianos, y ser tratado en las zonas fronterizas como si estuviera en la franja de Gaza.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ferdy Montepeque fmontepeque@elperiodico.com.gt
TSE cancela al partido Lider
noticia
Cremas pierden
noticia Luisa Paredes
Hospital Federico Mora tiene 24 pacientes contagiados de COVID-19

Las autoridades del centro aseguran que tienen síntomas leves.



Más en esta sección

Lewis Hamilton gana en accidentada carrera en Baréin

otras-noticias

Milan sigue imparable en la liga italiana

otras-noticias

Tottenham alcanza el liderato en la Premier League

otras-noticias

Publicidad