[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Fiat justitia – ruat caelum

opinion

Haz justicia, y deja caer el cielo.

El controversial pensador y escritor británico Christopher Hitchens, nos recuerda que en todas las épocas ha habido quienes sostienen que los “bienes mayores”, como la solidaridad tribal o la cohesión social, prevalecen sobre las demandas de la justicia. En nuestra coyuntura estos “bienes mayores” los han convertido en la soberanía, el nacionalismo y la absurda y trillada lucha ideológica. Conceptos capaces de aglutinar y formar un frente que esté dispuesto a defenderlos por encima de la transformación hacia un verdadero “Estado de derecho”.

En la vecindad de estas páginas, en una reciente columna de un colega y amigo mío, se plasma la idea de que en la coyuntura por la que hoy atravesamos no existen solo dos bandos. Según él, “es una irresponsabilidad seguir alimentando este monstro de dos cabezas”, siendo una de ellas los que están a favor de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la otra, los anti-CICIG. Al igual que él, considero que el parteaguas no deja espacio para abordar la problemática de manera objetiva. En las fisuras de la polarización –altamente influenciada por el miedo, la desinformación y las costumbres–, nuestra sociedad se encuentra confrontada y por ende, estancada en un choque de poder en defensa y ataque a la CICIG, hoy liderada por el comisionado Iván Velásquez.

Debemos analizar con delicadeza la otra opción propuesta por mi amigo columnista, ya que dado el alto nivel de polarización y fragmentación de nuestra sociedad, se pudiese interpretar que dicha opción automáticamente cancela una o las otras dos. Y muy por el contrario, su propuesta enfatiza la necesidad de continuar con este esfuerzo a través de la Comisión, exalta sus logros y le adjudica la aceptación y apoyo de la mayoría de guatemaltecos. Sin embargo, él mismo hace hincapié en la forma en la que esta, de la mano del Ministerio Público (MP), ha abordado algunos casos. Dejando claro que “entendemos que somos muchos más los que apoyamos a la CICIG, pero queremos justicia pareja, objetiva, con pesos y contrapesos, que dependa de la ley y no de las personas. No podemos construir justicia pasando por encima de la ley”, dice.

Ahora bien, y esto con el afán de hacer que esta opción se convierta en una posibilidad y no en una utopía: debemos de tomar en consideración que, hasta el día de hoy, en Guatemala hemos operado bajo el precepto de que para algunos muy poderosos la ley debe aplicarse a todos, y para ellos, la justicia. Esto quiere decir que nuestro entelerido sistema de justica jamás ha sido parejo, objetivo y definitivamente no ha contado con pesos y contrapesos que garanticen su independencia e imparcialidad. Es ahí donde la labor de CICIG cobra relevancia y se convierte en una necesidad para avanzar. Lamentablemente, los guatemaltecos fuimos incapaces de crear las condiciones para el desarrollo económico y social, al ser presas de la corrupción generalizada y dejamos que la misma operase en total impunidad. Cambiar esta realidad es una tarea titánica que depende del conocimiento, la tenacidad y la valentía de personas que estén dispuestas a llevar a cabo esta difícil labor. Estas personas serán quienes establezcan la leyes que serán capaces de, algún día, hacer justicia. En este proceso será inevitable que al hacer justicia dejemos caer el cielo, y aquellos que serán afectados por la transformación a un verdadero “Estado de derecho”, lucharán con todo por mantenerse a flote en este diluvio.

Galileo pudo haber hecho un descubrimiento que derribó la aceptada e impuesta cosmología de los padres de la Iglesia. Cuando fue amenazado con instrumentos de tortura por retar las reglas establecidas, cedió y tuvo que retractarse. Lo importante no es comprender lo fuerte que se defiende lo indefendible, sino tomar nota que el Sol y los planetas no fueron afectados por la negación de Galileo, y los planetas siguen hoy en día rotando alrededor del Sol, independientemente de la postura del Vaticano en ese entonces. Y así sucederá, para nosotros, con el tema de la corrupción y la impunidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Gonzalo Marroquín Godoy
Enfoque: Cuando se golpea la FE

En el mundo de la hiperinformación nadie queda exento; lo mejor es salir al paso de las noticias y aclarar… cuando se puede.

noticia DPA
Los científicos comprueban si el asteroide Oumuamua es una nave extraterrestre

Breakthrough Listen, el programa astronómico en busca de señales de civilizaciones en el cosmos, va a comprobar que el primer asteroide interestelar, Oumuamua, no es una nave extraterrestre.

noticia Braulio Palacios / elPeriódico
Concluye sin éxito operativo para capturar a hermana de “El Rey del Tenis”

MP y CICIG realizaron un operativo en conjunto para cumplir órdenes de captura, entre ellas, la de Clara Guadalupe López Villatoro.



Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad