[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El maestro Víctor Manuel

opinion

Fue hasta que llegó la alborada del 20 de Octubre que se celebró como Dios manda el Día del Trabajo.

Lo mismo que hizo Mario Monteforte con Alaíde, he hecho con el Maestro Víctor Manuel desde el día en el que fue sacrificado impunemente hace 49  años: escribir año tras año el Primero de Mayo o en una fecha cercana al de la conmemoración del Día del Trabajo. Como una paradoja, el Día del Trabajo nació en el Imperio del Norte. Pero fue en las postrimerías del siglo XIX  que un grupo de obreros propuso que la injusta jornada de 16 horas de trabajo fuera cambiada por la de los Tres Ochos: ocho horas de trabajo, ocho de reposo y ocho de esparcimiento; propuesta que brincó de Nueva Zelanda a Australia para después de saltar el charco Atlántico aterrizar en Filadelfia y Boston. Fue así como hace más de cien años los obreros de Maryland, San Luis y Chicago decidieron salir a la calle un primero de mayo reclamando sus derechos. Seis muertos y varios heridos fue el saldo de la lucha entre trabajadores por un lado y policías y rompehuelgas por el otro. Un año más tarde los líderes Parsons, Spies, Engel y Fischer fueron ahorcados impunemente en la prisión de Chicago; hecho que dio principio a la conmemoración del Día del Trabajo cada primero de mayo.

Como en esta tierra todo llega tarde y sucede al revés, llegó primero en 1878 el  reglamento para protección de los animales, y hasta en 1906 fue promulgada la ley para protección de los obreros. Fue hasta que llegó la alborada del 20 de Octubre que se celebró como Dios manda el Día del Trabajo: desfile multitudinario hasta el Templo de Minerva con la presencia del presidente Arévalo, ante quien hicieron sus peticiones los obreros; lo que desembocó en la promulgación del Código del Trabajo en 1947. Desde esa fecha hasta 1954, presidía el desfile del primero de mayo el líder Víctor Manuel Gutiérrez. Bajo, colocho el pelo, la camisa blanca y el pantalón azul, dejaba por un momento su curul en el Congreso para solidarizarse con el pueblo; la misma curul que le servía para presentar mociones justas y no para dormitar; el mismo escritorio en donde guardaba proyectos y propuestas, y no franquicias y sobresueldos vergonzosos.

Después de la debacle revolucionaria siguió luchando desde el exilio por el obrero y el campesino, con valentía, mente clara, voz firme y manos limpias, hasta que un mar embravecido, injusto, represivo y desalmado se lo tragó para siempre. De su trajinar laborioso por la vida y de su martirio impune me recordé cuando apareció entre papeles viejos una carta que escribió para la AEU en diciembre de 1952, agradeciendo la invitación que se le hacía a los obreros del país para asistir a un acto conmemorativo en la San Carlos; expresando entre otras cosas: “En nombre de la clase obrera los felicitamos por el VIII aniversario de la Autonomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala”.  Por el C.E. de la C.G.T.G: Víctor Manuel Gutiérrez, Secretario General”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/Oculta
Cuentos de amor

Mañana se realiza una presentación especial de narración oral.

noticia A.p
Japoneses temen un nuevo gran tsunami

Varias señales, que de igual manera recibieron antes del terremoto y posterior tsunami en 2011 cuando murieron más de 20 mil personas, han llegado a Japón.

 

noticia Ferdy Montepeque fmontepeque@gmail.com.gt
Fiscalía recibe cuatro denuncias contra binomio presidencial


Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad