[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El naufragio se acerca

opinion

El orden político pende de un hilo

Jimmy Morales ha trasladado de nuevo su desequilibrio emocional al sistema democrático. El viernes 20, en un acto militar, volvió a amenazar a la CICIG, ya no solo al comisionado Iván Velásquez, como lo hizo el pasado 27 de agosto cuando decretó su expulsión. El telón de fondo fue el mismo. Un día antes, Velásquez y Thelma Aldana presentaron en conferencia de prensa evidencias de que el partido oficial, FCN, recibió financiamiento ilícito en la campaña electoral de 2015, cuando Jimmy Morales era candidato y secretario general de esa agrupación.

Los financistas “anónimos”, según las pesquisas, fueron integrantes de la exclusiva elite económica tradicional. Diez días antes de la conferencia de prensa del jueves 19, varios de ellos en un evento público de la iniciativa Guate Íntegra adquirieron cinco compromisos atinentes a la lucha contra la corrupción y por la transparencia en las empresas, y de blindaje del TSE y del sistema de contrataciones públicas. Y un día antes  (miércoles 18) el Congreso amagó con una amnistía del financiamiento electoral anónimo, yendo más allá de aclarar el segundo párrafo del Artículo 407 “n” del Código Penal, según el dictamen de la CC.

La conferencia de prensa de Aldana y Velásquez no siguió el formato usual. No se libraron órdenes de captura, pero tampoco los sindicados están condenados ni tienen el beneficio del criterio de oportunidad: cuando se han aceptado los cargos, el juez, en acuerdo con los fiscales, rebaja la pena, conmutándola, y ordena una reparación, como fue recientemente en el caso de unos constructores. Hubo la percepción de que esas elites recibieron un trato ventajoso, y de inmediato ensordecieron las redes sociales. Las críticas inflamadas llegaron desde las posiciones progresistas, y de los recalcitrantes anti-CICIG. Horas después la mayoría de los empresarios señalados ofreció disculpas públicas, aceptando implícitamente los cargos, pero el volumen de las voces críticas no disminuyó. Esas elites ya no gozan del consenso activo ni pasivo de la opinión pública, como hasta hace 15 años.

Más allá de esos matices, sigue siendo cierto que en general las elites económicas se están sometiendo a las reglas del juego, tratando de dirimir sus asuntos dentro del ordenamiento jurídico y político. No se puede decir lo mismo de Jimmy Morales, ni de su círculo inmediato, en particular del alcalde Arzú y varios de sus asesores que lo acompañan desde que fue presidente (1996-2000). Morales siguió en la negación del financiamiento ilícito y contraatacó. Después de su discurso ante la milicia, la noche del viernes 20 corrió todo tipo de versiones entre los periodistas. Que Morales grabó un mensaje que sería transmitido a las 21:15 o a las 23:30 horas, denunciando el Acuerdo de la CICIG. Que ordenaría la expulsión ipso facto de la Comisión y a la vez decretaría un Estado de Excepción, suspendiendo las garantías civiles y políticas. Que estaba dispuesto a convertir a Guatemala en la Albania del siglo XXI, renunciando a la ONU. Nada de esto ocurrió en las siguientes 48 horas.

Pero la maquinaria de demolición anti-corrupción continúa y es poco probable que Jimmy Morales y Arzú la soporten desde sus trincheras. Les voltearon el tablero y crece su soledad. Los movimientos telúricos de este caso llegarán pronto al Congreso, pues la previsible cancelación de partidos políticos, como el FCN, cerrará el horizonte de reelección de la inmensa mayoría de los diputados. El naufragio está cerca y, quizá también, los zarpazos desesperados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ferdy Montepeque/elPeriódico
Se desploma parte del techo del edificio El Triángulo, zona 4

Los bomberos no reportaron a ninguna persona herida a consecuencia del incidente.

noticia Editorial
Deuda pública encubierta
noticia Miguel Ángel Albizures
Los fascistas a sus cuevas

No hay que permitir la instauración del fascismo ni que los desafortunados gritos del presidente y las tanquetas nos paralicen.



Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad