[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Bajo el mismo techo

opinion

Dejar de creer que a las trabajadoras de casa “les hacemos un favor”.

Tanto el Sindicato de Trabajadoras Domésticas, Similares y a Cuenta Propia (Sitradomsa), como la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de Maquila (Atrahdom), han llevado una prolongada, valiente y pacífica lucha en demanda de sus derechos. En defensa de más de 200 mil trabajadoras de casa (únicamente el ocho por ciento son hombres).

Reiteran su preocupación por la discriminación de la que constantemente son víctimas, la falta de protección social y laboral debido a la naturaleza precaria en la que sobreviven. Alegan la ausencia de provisiones legales explícitamente dirigidas al acoso sexual en el lugar de trabajo.

Trabajan arduamente por facilitar la aprobación y ratificación del Convenio No. 189 de la OIT, Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos; por que se establezca un salario mínimo y seguro social como lo provee la ley para todos los trabajadores. Justo, ¿no?

Instan a intensificar las inspecciones laborales y perseguir a empleadores que reclutan niñas con motivos de explotación. Sí, porque contratar a una menor como su “muchacha”, es criminal.

El Convenio 189 ofrece protección específica para los y las trabajadores domésticos. Establece derechos y principios básicos, y exige a los Estados Miembros a tomar una serie de medidas con el fin de lograr que el trabajo decente sea una realidad. Su aprobación lleva años haciendo la infeliz cola en la agenda invisible del Congreso. ¡Invisible para el pueblo!

Acá el trabajo doméstico se encuentra dentro de un régimen especial, el cual estipula que las y los trabajadores domésticos, a diferencia del resto de trabajadores, no están protegidos por la ley en condiciones de igualdad. Es decir, no tienen derecho a vacaciones, ni a salario mínimo, a una jornada laboral regulada, a asuetos, permisos, feriados ni seguridad social. Ese problema se agudiza al conocer las condiciones laborales, en donde, muchas veces, persiste la violencia y el acoso sexual, los malos tratos, los despidos sin justificación, la discriminación étnica, y más.

Innegable la toral importancia que tiene el Estado en proteger y garantizar los derechos de todos los ciudadanos por igual, pero es hora de dejar de ser deshonestos en los hogares. Adoptar, como forma de vida, todas las garantías para proteger a quienes cuidan a nuestros hijos… Dejar de creer que a las trabajadoras de casa “les hacemos un favor”, porque son trabajadoras con derechos y dignidad. Empecemos por ahí, por garantizar justicia… Por hacer democracia bajo nuestro mismo techo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Agexport: Preocupa suspensión parcial de artículos del reglamento para trabajo a tiempo parcial

Ante fallo de la CC a favor de sindicatos en acción de inconstitucionalidad, empresarios dicen que se afecta a quienes laboran por horas en colegios, empresas financieras, de construcción, ventas y contact centers”, entre otras.

 

noticia Luisa Paredes
Un grupo de 36 guatemaltecos está varado en el aeropuerto de Costa Rica

La cancillería guatemalteca confirmó que regresarán mañana en un vuelo que saldrá de San José a las 9:46 horas.

noticia Redacción/Oculta
Noche de leyendas

El Cerrito del Carmen se viste de misterio para albergar personajes de leyenda.



Más en esta sección

Alcaldes, un apoyo a Giammattei condicionado a Presupuesto

otras-noticias

Vicepresidente pide al CIV dar una respuesta urgente para Izabal

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad