[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Alégrense y regocíjense


El papa nos dice que la misericordia tiene dos aspectos: ayudar y servir a los demás, pero también perdonar y comprender.

foto-articulo-Opiniones de hoy

El papa Francisco publicó su Tercera Exhortación Apostólica el pasado 19 de marzo, fiesta de San José, con el propósito de llamar a todos los hombres y mujeres a la santidad. El papa advierte que no es una tesis para académicos, sino una invitación al pueblo de Dios a ser santo, y afirma: “Fue voluntad de Dios el santificar y salvar a los hombres, no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros, sino constituyendo un pueblo… No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Por eso nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo”.

Algunos puntos nodales de la llamada del papa Francisco a la santidad son:

1) Francisco insiste una y otra vez en que todo el mundo es llamado y puede ser santo. Y es en la vida diaria de cada uno lo que nos lleva a la santidad. No son solo los clérigos, los consagrados, los que han hecho votos especiales de vida o los que gobiernan la Iglesia quienes están convocados a la santidad. Los que han sido inscritos en el “catálogo de los santos” son simplemente personas que han llevado vidas ejemplares, vidas auténticas.

2) El papa explica que ser santo es ser uno mismo, no tratar de ser alguien más. En este sentido es importante que cada persona descubra su propio y auténtico ser y siga fielmente su único y particular camino. No hay otra forma de llegar a la santidad. La santidad es autenticidad de vida, es no engañar a otros, pero principalmente no engañarse a uno mismo. El discernimiento es la manera de avanzar en el conocimiento de sí mismo y de ser cada vez más uno mismo.

3) En su exhortación, Francisco advierte sobre dos peligros que acechan a los hombres y mujeres actuales: a) la autosuficiencia de creer que uno solo, por sí mismo, puede ser santo y salvarse, sin la ayuda de Dios o de los otros; y b) estar convencido de que lo importante es el conocimiento privado de la revelación de Dios, sin la participación y comunicación de los otros hombres y mujeres. El papa nos recuerda que estos peligros no son nuevos: desde antiguo la Iglesia les puso los nombres de pelagianismo y gnosticismo.

4) Y como forma de evitar ambos peligros y de ser santos, Francisco sugiere “alegrarse y regocijarse”; es decir: ser felices en la forma en que Jesús lo dijo en las llamadas “bienaventuranzas”. “Felices son los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos; felices los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra; felices los que lloran, porque ellos reirán; felices los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados; felices los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia; felices los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios; felices los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios; felices los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.

En su pontificado, Francisco ha enfatizado constantemente en la misericordia. Él nos dice que la misericordia tiene dos aspectos: ayudar y servir a los demás, pero también perdonar y comprender. Así, el resumen general en esta exhortación del papa a la santidad se basa en las bienaventuranzas: “Ser feliz y así, siempre con misericordia, vivir, ver y actuar”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Guatemala puede ser la corona de Centroamérica y no la víctima
noticia SPUTNIK
Los carteles del narco se multiplican

El fin de semana circularon videos de miembros del Cartel de Jalisco Nueva Generación haciendo alarde de poder.

noticia B.Palacios / M. Silva elPeriódico
Saqueo en la SAT dejó baja moral tributaria y debilidad fiscal

Al fisco no llegaron casi Q500 millones, según lo comprobado por los tribunales. Aún faltan los datos de los últimos casos.



Más en esta sección

Familias afectadas por Eta e Iota reciben más de 2 millones de libras de ayuda humanitaria

otras-noticias

PNC mantiene vigilancia alrededor del Congreso

otras-noticias

Cuatro personas mueren en un accidente de tránsito en Petén

otras-noticias

Publicidad