[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Ni idolatría, ni odio; solo comprensión

opinion

“El soldado siempre lleva su mortaja, esperando el arribo de la muerte, sin aspirar a ser héroe”.

No intento glorificar el deceso del General Ríos, creo que a él no le gustaría; tampoco juzgo a quienes se alegran y embriagan celebrándola. Personalmente no me regocijé de la muerte de Rodrigo Asturias –Gaspar Ilom– (ORPA), cuya consigna era “Combates medianos: tienen efectividad en el aniquilamiento del enemigo y consolida pequeños territorios; contribuye al cambio de la correlación de fuerzas; permite a oficiales y combatientes adquirir mayores conocimientos militares” (Harnecker, M. 1980. Pueblo en Armas). Tampoco la de Ricardo Ramírez –Rolando Morán– (EGP), que planteó: “Durante el combate contra unidades enemigas –el Ejército de Guatemala–, la consigna debe ser el aniquilamiento, evaluando la necesidad y conveniencia en cada momento de utilizar el terror revolucionario (Nuestra Concepción Militar. 1980), o la del padre español Enrique Corral –Abel– (EGP), quién con los curas Fernando Hoyos alias “Carlos” y Ricardo Falla alias “Marcos” reclutaron indígenas para la guerrilla. Su instrumentalización es corroborada por Elizabeth Burgos: “El elemento religioso no se debe de descuidar, puesto que hubo sacerdotes que llegaron al grado de comandantes guerrilleros y formaron parte de la dirección del EGP, y es conocida la propensión de los indígenas a acatar los mandatos religiosos”.

Después de la firma de la paz firme y duradera –hoy inestable y nada perdurable– publiqué TESTIGO DE CONCIENCIA, periodismo de opinión documentado, en el que acepté que, firmada la paz los alzados en armas contra el Estado dejaron de serlo, es decir sus acciones perdonadas.

Sin odio recuerdo a Rodrigo Asturias a quien conocí en el primer encuentro con la guerrilla en España (1987) y ya jubilado nos encontramos nuevamente en casa de un amigo mutuo. Con Ricardo Ramírez coincidí en una reunión (1997) y al sacerdote Corral por publicaciones de prensa. El poema “La muerte de un soldado” (Wallace Stevens), sirve de corolario del presente artículo:

 

“La vida se contrae, al igual que en el otoño, se espera la muerte. El soldado cae.

 

Y… no ha de ser, personaje del momento, alimento de las comadres, que reclaman para su memoria, pompa y homenaje –yo agregaría u odio–.

La muerte es absoluta, desconoce ceremonias, como en el otoño, cuando el viento calla. Sobre los cielos se detienen los vientos, a pesar de todo, las nubes siguen su camino”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes
“Mi país y mi pueblo No serán tu circo”. En el interior de Guatemala, también marchan en rechazo al gobierno

Pobladores salieron a las principales calles de las cabeceras departamentales, en apoyo al movimiento universitario.

noticia Verónica Spross de Rivera
Nuevo Gobierno, otra oportunidad

El llamado a unirnos para combatir la desnutrición crónica es el mensaje más relevante para las comunidades afectadas por la pobreza y los bajos índices de salud y malnutrición, que afectan aún a cuatro de cada diez niños.

noticia Mario A. García Lara
Territorio inexplorado

Hasta ahora se han aprobado varias medidas que van en la dirección correcta, pero que son insuficientes.



Más en esta sección

Bus extraurbano volcó en la Ruta Interamericana

otras-noticias

Destruyeron el altar en honor a niñas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción

otras-noticias

Cremas ganan y recuperan el segundo lugar

otras-noticias

Publicidad