[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Hoy hace 36 años

opinion

El 23 de marzo de 1982 en perspectiva.

Hoy hace treinta y seis años, muy de mañana un grupo de valientes jóvenes oficiales del Ejército de Guatemala, exponiendo la vida, emplazaron piezas de artillería apuntando al Palacio Nacional, para exigir la renuncia del presidente, general Romeo Lucas García, y evitar así que, mediante el manoseo perverso de los votos, se instalara un tercer gobierno militar ilegítimo. Y la tercera fue la vencida, porque Lucas, atemorizado, renunció. Fruto de este golpe de Estado, se realizaron reformas políticas y electorales más democráticas y aperturistas que las emanadas de la propia Revolución de Octubre, siendo las de 1982-1986 las que dieron paso a la actual era democrática de Guatemala, la más extensa y, en cierta forma, profunda de nuestra historia: ¡la verdadera
primavera democrática!

Yo que como periodista fui amenazado de muerte por el gobierno y por el propio ministro de la Defensa, y que también temía ser asesinado por la guerrilla (todas ellas fueron fuerzas ciegas) aquella noche del 23 de marzo de 1982, dormí tranquilo por primera vez en muchos años, porque la presión que tenía encima del gobierno era insoportable. (En el medio periodístico que yo dirigía un reportero y tres corresponsales de provincia fueron asesinados) Repasemos la transformación política y electoral que tuvo lugar tras el golpe de Estado del 23 de marzo.

Irónicamente, la Constitución política emanada de la Revolución de Octubre, recogió el consejo que antes de dejar Guatemala dio el dictador Jorge Ubico: –cuídense de los cachurecos y de los comunistas, dijo Ubico. Un mismo artículo de dicha Constitución golpeó a los dos (cachurecos y comunistas) porque estableció prohibiciones severas a la organización y funcionamiento de la Iglesia católica; y con respecto al comunismo, prohibió la “formación y el funcionamiento de organizaciones políticas de carácter internacional o extranjero”, por lo que el partido comunista local tuvo que crearse con otro nombre. Este artículo constitucional, igual habría afectado a la formación de partidos demócrata cristianos y social demócratas, entre otros. La prohibición de partidos políticos de carácter internacional o extranjero también se incluyó en las sucesivas constituciones políticas del país. No fue sino hasta el nuevo ordenamiento electoral, surgido tras el 23 de marzo, que se estableció la total y libre asociación política. Veamos ahora un poco de cómo era el mundo electoral anterior a esa fecha que hoy los demócratas conmemoramos y celebramos, pese al ninguneo de algunos que no quieren dar su brazo a torcer.

La inscripción de un partido político era una misión imposible por los muchos requisitos que, a propósito, establecía la ley, para que hubiera así un numerus clausus de partidos: solo los de la foto. Antes del golpe de Estado del 23 de marzo, en la época no electoral había un ente llamado Registro Electoral, presidido por una persona nombrada por el Presidente de la República, cuya elección siempre recaía en un político del partido oficial, que velaba por el cumplimiento de la ley y resolvía disputas relacionadas con los partidos políticos. En la época electoral, se constituía el Consejo Electoral, presidido por el político referido del partido oficial, nombrado por el Presidente de la República, e integrado ese Consejo por vocales representantes de los partidos políticos. Total que los partidos eran juez y parte en las elecciones, dirigidas por un organismo que tenía cordón umbilical con en el Organismo Ejecutivo, lo que término en descalabro. Recuerdo que el Padre Chemita, que fue candidato a alcalde capitalino, llamaba a la sede del Consejo Electoral la Casa Encantada porque los votos y los libros de actas igual aparecían que desaparecían o reaparecían. Chemita también decía que su gran error fue ganarse el favor de los que votaban en vez de los que contaban los votos. Recuerdo una nota periodística que publiqué en un ocasión, la cual la empecé con unas declaraciones del alcalde capitalino, que reconoció que había habido fraude en la capital, pero que no sabía dónde ni cómo pudo ser realizado. ¡Las elecciones eran también un asunto de magos de cuya chistera salían no conejos sino votos!

En el nuevo orden electoral, surgido tras el 23 de marzo de 1982, se creó un Tribunal Supremo Electoral, como un órgano independiente y no como un apéndice del Ejecutivo, integrado ya no por delegados de los partidos políticos sino por abogados que cumplieran con los requisitos exigidos para ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia. En 1983, se juramentó a los primeros miembros, bajo la presidencia del licenciado Arturo Hebruger Asturias. El Tribunal Supremo Electoral ha dirigido con total éxito los procesos eleccionarios que, desde entonces, hemos tenido en el país, siendo una de las instituciones más prestigiosas de Guatemala. Todo esto se lo debemos a aquellos valientes oficiales que dieron un golpe de Estado hoy hace treinta y seis años, para liquidar un sistema político y electoral parapléjico, sin que con ello ganaran dinero u honores, sino la baja del Ejército y un total anonimato.

Gracias al golpe de Estado del 23 de marzo de 1982, yo salve la vida. Años después, en esta fecha, nació un hijo mío muy querido y admirado, que lleva mi nombre, que es doctor en economía y catedrático e investigador de la Universidad de Georgetown. Para mí, pues, el 23 de marzo es una fecha en la que siempre levantaré la copa para brindar por mi hijo, por Guatemala que inició su verdadera Primavera Política y por la vida que salve hace treinta y seis años. ¡Salud! ¡Mil veces, salud!

gasturiastam@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Sistema de ciudades en Centroamérica (II parte)

Fue notoria la ausencia de los profesores e investigadores panameños, de cuya experiencia nos podemos nutrir todos los profesionales y expertos dedicados a este tema.

noticia
BAC Credomatic anuncia fortalecimiento regional

La nueva identidad y filosofía de la compañía están vinculadas a soluciones más accesibles.

 

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
CICIG investiga dos casos de agresiones a periodistas

Entre 2014 y 2015, en el país se reportaron 77 denuncias de agresiones contra comunicadores y la muerte de siete. La CICIG accedió a participar en las investigaciones de posibles estructuras criminales relacionadas con los hechos.

 



Más en esta sección

Queman bus de Transurbano y PNC se retira de la Plaza

otras-noticias

Galería: Vuelven cientos de guatemaltecos a la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Ciudadanía exige la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Publicidad