[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Miedo

opinion

Estamos socialmente entumecidos.

No es la primera vez que escribo sobre el miedo: Una emoción caracterizada por intensas sensaciones desagradables, provocadas por la percepción de un peligro real o supuesto.

Existe el miedo real, cuando su dimensión está en correspondencia con la dimensión de la amenaza. Pero existe el miedo neurótico, cuando la intensidad del ataque de miedo no tiene ninguna relación con el peligro.

Estamos socialmente entumecidos. El miedo neurótico nos paraliza. Ese que ve micos aparejados en cada esquina; ese que inventa mitos, que crea fantasmas donde no los hay. Ese que es inyectado por poderes oscuros, cuyo único interés es que esto no cambie. Ese que en todo ve amenaza. El que nos asusta con el petate del muerto:

Hay un miedo neurótico a la organización. A la ideología. Al pluralismo. A la paridad. A las reivindicaciones. Miedo neurótico a los colectivos. A los pueblos. A las voces. A la diversidad. A la diferencia. A decir las cosas como son. Miedo a reconocer las condiciones en las que vive gran parte de la gente. Miedo neurótico al cambio. A las ideas. A aceptar que hemos fracasado.

Sí, el miedo neurótico coarta la libertad. Nos ata de pies y manos. Es mordaza. ¡Ese es su fin!

Pero el miedo real puede ser un mecanismo de sobrevivencia que nos permite ver la verdad. Deberíamos tener miedo, ¡sí! Pero miedo a no cambiar. ¿Miedo a absurdas declaratorias de guerra contra la libertad de expresión? Miedo a borrar los grandes avances en materia de combate a la corrupción (pánico). Miedo al retroceso. Miedo al empoderamiento de la política del sarro, con descaro insaciable. Miedo a los pactos perversos. Miedo a que las máximas autoridades no estén hablando del hambre o de cómo combatir la pobreza…

Miedo real a continuar mancillando esta enclenque democracia. Miedo a no poder organizarnos para plantear cambios sustantivos. Miedo a no respetar la dignidad ajena. Miedo a sucumbir ante mentiras y difamaciones. Miedo a no pensar. Deberíamos temerle a no amar con locura. Deberíamos temerle al caos en el que vivimos. A la indiferencia. A la burla y prepotencia política. Al absurdo en que nos convertimos. A no tener empatía. A no resolver esta historia. A dejarnos engañar. Deberíamos tener miedo a la ceguera colectiva. Y a no ver más allá de lo vidente.

El problema es lo que hacemos con ese miedo real de amenazas reales: Si se trata de un mecanismo que nos empuja a la transformación, a la prosperidad, al florecimiento, entonces tengamos miedo, ¡sí!, mucho miedo al paralización. ¡Terror! ¡Fobia al atasco!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Blum
El político y el científico

Trump y Fauci podrían bien ser arquetipos de uno y otro carácter.

noticia Redacción/Oculta
Cabaret literario

Textos de Guatemala y Francia se leerán esta noche en la zona 13.

noticia Paola Guerra
Tribunales acusan a cirujano de haber grabado sus iniciales en el hígado de dos pacientes

El médico se ha declarado culpable de agresión por haber grabado sus iniciales en los órganos de sus pacientes durante dos trasplantes.



Más en esta sección

Misión de OEA viaja a Guatemala para conocer crisis que amenaza al gobierno

otras-noticias

Este año se reportan 1 mil 643 denuncias por violencia sexual en menores de 0 a 14 años

otras-noticias

Feria Internacional del Libro en Guatemala se realizará este año de forma virtual

otras-noticias

Publicidad