[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Volvemos a caminos de herradura

opinion

Ahora se transita a 15 km/h más lento.

 

Una de las cosas que más disfruto en la vida es viajar por Guatemala. La comida que como, la gente que conozco y los paisajes que veo en mis paseos por Huehuetenango, Petén, Alta Verapaz, la costa sur y Oriente, son entrañables. Pero con el estado de las carreteras, pueden volverse peligrosos y costosos. Y pensar que a finales de los noventa, cuando las carreteras estaban rebién, no faltaba quien decía que “las carreteras no se comen”.

¿Sabes que ahora se transita a 15 km/h más lento que antes, debido al mal estado de las carreteras? Pareciera que volvemos a caminos de herradura. Guate es el país centroamericano con menos metros de carretera por habitante. En el área, solo en Costa Rica está peor calificada la calidad de la infraestructura vial.

Hay que hacer algo, y pronto, no solo para el turismo, sino para toda la actividad económica grande y chica. La calidad de vida de millones de personas se ha deteriorado con los “caminos polvorientos de la patria”.

No creo, sin embargo, que para solucionar este problema la mejor solución sea las alianzas público/privadas. Esto es porque sector público quiere decir estatal, o político, y eso quiere decir íntimamente relacionado con el ejercicio del poder. El sector estatal y el sector privado se rigen por principios incompatibles: el primero es propio de las relaciones coercitivas, en tanto el segundo es propio de las relaciones voluntarias. En el primero la legislación faculta a hacer sólo lo que está permitido, y en el segundo los actores pueden hacer todo lo que no está prohibido.

Estoy convencido de que si queremos buenas carreteras –como la del Puerto de San José y la VAS– el sector político, coercitivo y tendente a la arbitrariedad y a la corrupción (“remember Lord Acton”), debe salir de la ecuación. Lo cual no quiere decir que deba quedar al margen. Alguien tiene que garantizar la seguridad y la justicia cuando haya que hacerlo. Es una ilusión, suponer que –en un ambiente donde no suele prevalecer el Estado de derecho– las alianzas público/privadas no van a ser contaminadas por los males que traen los poderosos, acostumbrados a actuar arbitrariamente.

luisfi61.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Paul krugman
Una fuga a la derecha en Gran Bretaña
noticia Redacción ElPeriódico
TVQ habría incumplido requisitos para ser contratada

En fotografías los representantes de la empresa figuran con distintivos del Partido Unionista.

noticia Rolando Quemé  elPeriodico. 
Q316 millones invertidos en construcción de hospital del IGSS Occidente


Más en esta sección

La portada del día

otras-noticias

The Garifuna Collective

otras-noticias

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Publicidad