[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El futuro de la guerra de Arzú

opinion

Y de Jimmy Morales.

 

Como políticos que son, Álvaro Arzú y Jimmy Morales hacen defensas políticas ante las sindicaciones judiciales del MP y la CICIG. Pero su respuesta no será solo retórica, sino también operativa. Tienen los medios del Estado (burocracias, logística y dinero suficiente en manos de sus clientes, por ejemplo, entre quienes administran servicios en los mercados, comisionistas o sindicatos) para articular alianzas e inducir movilizaciones masivas en calles y plazas. Poseen las influencias necesarias para impedir por algún tiempo que los antejuicios prosperen en el Congreso (Morales) o en los tribunales (Arzú).

Como su red de tráfico de influencias es más vieja (30 años), ramificada y enraizada en la sociedad, las capacidades de Arzú son mayores, aunque Jimmy Morales le aporta –por si fuera poco– las herramientas de la política exterior y las facultades del ejercicio soberano del Estado, que el pueblo le depositó por cuatro años. A eso habría que sumar los aparatos de inteligencia del gobierno central y de la propia municipalidad, y sus formidables fuerzas de choque, sin olvidar la capacidad de hostigamiento de los canales de TV abierta, cadenas radiales y medio centenar de net center. Es decir, cuentan con notables pertrechos.

No obstante, en el campo en el que libran su batalla no tienen futuro. Su legitimidad está muy dañada y por eso la retórica sufre disonancias terribles en la sociedad. En el caso de Arzú: “mi Guatemala” se traduce en “su feudo, su finca”, y “sufrir golpes de Estado blandos” se entiende como “poner fin a sus privilegios y discrecionalidad”, mientras que la expresión de Morales y su entorno: “los antejuicios son distractores para impedir que trabaje por el pueblo”, cae directamente al sinfín de hoyos en las carreteras o en la constelación de goteras de las escuelas públicas.

Estas estrategias políticas tienen un notable antecedente en 2003, cuando el FRG forzó la inscripción de Ríos Montt como candidato presidencial. Los triunfos tácticos de las movilizaciones y el dictado de la más alta corte, naufragaron en la batalla estratégica de las urnas. Esta vez Arzú y Morales corren con la mala suerte de un clima político ya contaminado. Con una retórica bien articulada frente al juez, Roxana Baldetti calcó esta semana el discurso del alcalde y del presidente. Lo mismo hará Otto Pérez cuando le llegue su turno, y es que en el campo de la batalla política que seleccionaron no hay otra retórica. La uniformidad del discurso de Arzú y Morales, Baldetti y Pérez no diferencia a los dos primeros, al revés, los aísla socialmente. Aparte de ciertos ganaderos y alcaldes poco presentables, ¿quiénes más se harán la selfi con ellos?

La pérdida de legitimidad interna, tiene un reflejo internacional para Jimmy Morales. Demasiados pasos en falso en tan poco tiempo, pondrán en duda la premisa de las capitales políticas en el mundo, que es: hay que cuidar la estabilidad del país, acompañando a su presidente; incluso, si está tan débil, hay que llevarlo en andas. Pero, ¿qué pasa si la inestabilidad emocional de los gobernantes es la fuente de inestabilidad política de un país? ¿Qué hacer si los gobernantes no entienden ese lenguaje y caen en la categoría de “impredecibles”, y parecen dispuestos a sacrificar a su nación para no hundirse ellos? Esa narrativa del poder la hemos visto en Guatemala y en varios países y ha sido muy bien contada por los historiadores de Roma.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Édgar Gutiérrez
Seguir la huella de los paquetes de asistencia

Dificultades para evaluar los impactos.

noticia
Sábado 27 de Agosto de 2016
noticia
Viñals cumple


Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad