[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Debe desmantelarse el sistema paralelo de gasto público

opinion

En Guatemala, aunque en la Constitución se consagran los principios de publicidad de los actos de la Administración Pública, transparencia en el manejo de la cosa pública, acceso a la información pública y rendición de cuentas de los funcionarios, una enorme porción del gasto público (que se canaliza a través del sistema paralelo de gasto público) es discrecional, confidencial, opaco, no controlable y no regulado.

Un caso elocuente en ese sentido son las millonarias transferencias de recursos que el sector público hace a organizaciones internacionales, para fines de inversión pública o de compras y contrataciones. Dado que los dineros públicos que se trasladan a dichos organismos se “internacionalizan” las autoridades asumen que su administración deja de estar sujeta a la regulación nacional (Ley de Contrataciones del Estado, Ley del Servicio Civil, Ley de Probidad y Responsabilidad de Funcionarios y Empleados Públicos, Ley Orgánica del IGSS y demás) y a la fiscalización de la Contraloría General de Cuentas. ¡Qué tal!

También forman parte del sistema paralelo de gasto público los fondos sociales (creados mediante acuerdos gubernativos), tales como Fonapaz, Fonades, FSS y demás, los fideicomisos de ejecución de gasto público (creados mediante acuerdos gubernativos o por decisiones de las entidades que los constituyen), las Secretarías de la Presidencia, el Ministerio de desarrollo Social, los Consejos de Departamentales de Desarrollo (Codedes), a los cuales se asignan la ejecución del gasto destinado al Listado Geográfico de Obras de los diputados constructores, los extravagantes pactos colectivos de trabajo en el sector público y las oenegés, que son “entes bizarros” que también utilizan los recursos estatales de manera discrecional, confidencial, no controlable, opaca y sin un marco legal.

Por cierto, ha trascendido que, por lo menos, el 40 por ciento de la inversión pública en Guatemala se hace a través del sistema paralelo de gasto público y que más del 80 por ciento de los presupuestos de fondos sociales se destinan a gasto en burocracia. Por tanto, es falso que los fondos sociales estén teniendo incidencia determinante en la erradicación de la pobreza y la exclusión.

En todo caso, los fondos sociales que no son entidades descentralizadas, constituidas con base en lo que dispone el Artículo 134 de la Constitución, contravienen el Artículo 193 de la Constitución, que expresamente atribuye solo a los ministerios el despacho de los negocios del Organismo Ejecutivo.

El sistema paralelo de gasto público debe ser desmantelado, ya que es una fuente inagotable de despilfarro, discrecionalidad, opacidad, corrupción y ausencia de regulación y control.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
El «Chapo» Guzmán podría estar en Guatemala

Según el diario mexicano Reforma el narcotraficante se habría desplazado hasta Chiapas, estado fronterizo.

noticia Andrés Oppenheimer
Una lamentable postura de México y el presidente electo de Argentina

Si México y el gobierno entrante de Argentina no defienden la democracia en el exterior, crearán un precedente peligroso para no respetarla en sus propios países.

noticia AFP
Diputado se desnuda cuando le impidieron abordar un avión

Habría golpeado a los policías para que lo dejaran subir al vuelo.



Más en esta sección

Alcaldía indígena de Sololá bloquea carretera en ruta Interamericana

otras-noticias

elPeriódico World Review

otras-noticias

Día del Periodista

otras-noticias

Publicidad