[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cuna de lobos

opinion

Un pueblo sin Justicia, seguridad, trabajo, educación y con hambre, no es libre.

 

Hace años dijeron que el Vaticano estaba lleno de estos ejemplares, sin saber que aquí se reproducen más que los conejos cometiendo sin miserias varios de los siete pecados capitales, actualizados por la Iglesia bajo el título de los siete pecados modernos mortales: dañar el medioambiente, participar en experimentos científicos dudosos, acumular excesivas riquezas, consumir o traficar drogas, ocasionar pobreza, injusticia y desigualdad social y manipulación genética. En esa época el Papa clamó contra la avaricia del capitalismo salvaje y la globalización pidiendo una autoridad política mundial, sus sabias palabras se las llevo el viento. Benedicto XVI en su primera encíclica Deus Caritas Est del 2005, dijo: sin Justicia ¿Qué son los reinos sino una gran banda de ladrones? Frase de San Agustín que nos viene como anillo al dedo al vivir con arte y con engaño la mitad del año y con engaño y arte la otra parte a la sombra de ora pro nobis, en un país hecho de mentiras sin distinguir todavía la línea que separa la casual de la eterna, priorizando el interés económico sobre la dignidad humana, escondido en un fraude permanente que comienza al recetarse sueldos elevados y granjerías a granel el Presidente, los magistrados y los flamantes diputados etcétera, ganando más que sus homólogos europeos que no hacen negocios turbios como aquí, donde no hay obra sin sobra y lo que no se transa no avanza, convirtiendo los cargos en el trampolín de sus delirios. La pregunta que surge es simple: ¿Es democracia un modelo pervertido convertido en piñata por el enriquecimiento ilícito a lo bestia en todos los niveles? No. En la práctica es una dictadura bien elaborada con controles sutiles que obliga a los pobres a vivir con la esperanza en la mano esperando un milagro que no llega, pensando que las cosas no pasan hasta que pasan. Si un día se les ocurre investigar a los que hace décadas decían que eran honrados y no avisaron cuando dejaron de serlo, los corruptos no va a caber en el estadio.

Enredados y envenenados por un sistema obsoleto los gobiernos pierden legitimidad por la incapacidad de satisfacer las necesidades humanas y ceder el poder a mafias o clanes de todo tipo, adaptando la naturaleza del Estado a intereses diversos que son el espejo de nuestra enfermedad social, siendo su debilidad más peligrosa para la libertad que una dictadura moderna. Con astucia y por caridad nos hacen creer que somos libres: falso. Un pueblo sin Justicia, seguridad, trabajo, educación y con hambre, no es libre. Los conflictos sociales son planificados y financiados sin tener capacidad política de hacer política, ni entender que respetar las diferencias no significa impedir acuerdos, desconociendo la realidad enfocados en lo único que interesa: el dinero. Esa falta de visión nos tiene a la deriva en manos de la liviandad de los dirigentes y de no rectificar, no será raro que en las próximas elecciones voten tapándose la nariz o nadie vote. El gobierno no gobierna, facilitando ese vacío articular un movimiento político concreto en un momento histórico concreto, para encausar a los intocables que secuestraron la democracia y mandan sin suplicar, logrando entre otras cosas que no se integre un entramado judicial sólido. De muestra un botón: los magistrados de la Corte ex-Suprema de Justicia jugaron tuero y perinola para elegir presidente en plena crisis social sin darse por enterados, demostrando que la acción política es insuficiente para curar el cáncer que carcome el alma de la Nación: la corrupción y la incapacidad. Los togados esclarecidos brillan por su ausencia, sobrando magos con habilidad para meter un gato al microondas y sacar un conejo asado, pero no para elegir presidente sin dar un espectáculo deprimente. Guiados por pasiones propias y ajenas, siempre se pelean por repartirse la mermelada y entretenidos en el juego, ni cuenta se dan que dos elevadores de la Torre de Tribunales no funcionan y al parecer, a nadie le interesa repararlos jodiendo a los usuarios. El que no quiere ver, nunca podrá ver.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Ceremonia de los Oscar podría postergarse por el coronavirus
noticia Andrea Paola
Un móvil logra sobrevivir al lanzarlo desde 31 kilómetros de altura
noticia
Miércoles 23 de Mayo de 2018


Más en esta sección

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Esta es la nueva Nissan X-Terra 2021

otras-noticias

Vicepresidente confirma su decisión de no atender la reunión con la OEA

otras-noticias

Publicidad