[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El diálogo como experiencia

opinion

Criticaron esta salida a la crisis.

 

Tengo tres recuerdos vivenciales de diálogos en nuestro país. El primero fue escuchar las razones del General Mejía Víctores (†), por las que aceptó dialogar con los representantes del Grupo de Contadora (1983); primeros intermediarios del proceso de paz guatemalteco, cuya dinámica instituyó las bases para las futuras conversaciones con la URNG.

La segunda experiencia fue durante el gobierno del presidente Marco Vinicio Cerezo, cuando tomó la decisión de realizar la primera reunión oficial con la URNG (1987), en la cual estuve presente y cuyas bases fueron: “Amnistía para los insurrectos; Previa deposición de las armas; Incorporación a la actividad legal y política”, rechazadas por esta, pero, ello no redujo los siguientes encuentros con el Estado de Guatemala.

La tercera, fue la depuración del Congreso (1993) durante el gobierno de transición del presidente Ramiro De León Carpio, en la que fui partícipe por instrucciones del presidente: Pérez Molina y el coronel Mario Alfredo Mérida, asistieron a los encuentros iniciales, para garantizar una actitud seria de parte de los parlamentarios. Los delegados presidenciales pusieron como prerrequisito para emprender cualquier negociación que los congresistas se comprometieran a renunciar antes del 1 de julio de 1994. Al parecer, este compromiso no fue aceptado de muy buena gana por los diputados, con excepción de los de la bancada de la DC. (R. Crónica. 12/Nov/1993). Algunos criticaron esta salida a la crisis, pero la oportuna intervención de la Corte de Constitucionalidad aseguró una nueva etapa, que inició con el evento electoral que llevó a la presidencia a Álvaro Arzú, quien culminó el diálogo con la guerrilla iniciado por el presidente Cerezo.

En la actualidad diversas voces han expresado la pertinencia –ocasión adecuada u oportuna en un momento o circunstancia determinados– de un diálogo; propuesta compleja en la coyuntura actual, porque, se debe estar convencido de lo que significa “buscar la salida a la actual crisis”; lo que lleva a preguntarse, ¿Se entiende en su justo contexto el alcance o resultados del diálogo? Si es así, ¿Es entre el presidente y el comisionado de la CICIG? o ¿El presidente y la sociedad civil?; ¿Quiénes serían los representantes de la sociedad civil?; ¿Cuál es el tema central? ¿Con qué fin? Y en cualquiera de los casos ¿Quién o quiénes serían los testigos de honor?, porque sin estos el encuentro no tendría credibilidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Antonio Wohlers / DPI 2354 97894 0101
Campaña de limpieza Guatemala no es basurero, no sea coche
noticia editorial
Patologías de la justicia guatemalteca
noticia Tulio Juárez
Reclusas de Santa Teresa no quieren tener cerca a Baldetti

A gritos denuncian que les prohíben “hacer bulla” y hasta “mirar” a la exvicepresidenta, quien –dicen- goza de privilegios en ese centro de detención situado en la zona 18.



Más en esta sección

Encuentro con artistas en Cuba fue «difícil» pero «constructivo», dice viceministro

otras-noticias

Queman bus de Transurbano y PNC se retira de la Plaza

otras-noticias

Seis departamentos se unen a las protestas en contra de Giammattei

otras-noticias

Publicidad