[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Luz al final del túnel

opinion

Ayer expresé que el trámite de registro de medicamentos en Guatemala sería innecesario en un 80 por ciento de las veces, si se aceptaran los registros y aprobaciones de fármacos de la Federal Drug Administration (FDA) de Estados Unidos de América, y/o los registros y aprobaciones de medicamentos de la Unión Europea, como válidos en nuestros país.

Que esta sería la alternativa a la situación actual de estar sujetos a la arbitrariedad, el abuso y tortuguismo burocrático de funcionarios infiltrados por los grandes conglomerados nacionales de medicamentos, entre otras empresas, que tienen capturada la oficina pertinente del Ministerio de Salud, con lo cual obstaculizan la oferta y la competencia y levantan barreras infranqueables para más oferentes y, consecuentemente, pueden vender sus productos a precios abusivos, obscenos y de usura, impidiendo el acceso a la salud de los guatemaltecos y en muchos casos sentenciándolos a muerte.

El señor ministro de Salud Pública, doctor Carlos Enrique Soto Menegazzo, respondió gentilmente que mis consideraciones son pertinentes, que está consciente de esta penosa y absurda situación, viendo cómo cambiar las cosas. Que, según su criterio, se deberían aceptar y tener como válidos en Guatemala los medicamentos que han sido analizados y aceptados por las ocho (8) agencias reguladoras de Latinoamérica, el FDA y EMEA, así como los fármacos aprobados por OPS. Según el Señor Ministro, este es el camino para evitar tantas arbitrariedades que suceden en la cartera que hoy dirige y que faltan a la transparencia. Aseguró, también, que por esa ruta vamos.

Si el Señor Ministro, con base en sus convicciones, procede a liberar las dependencias del Ministerio que están capturadas por los grandes conglomerados y carteles de fármacos y establece la política que los medicamentos que han sido analizados y aceptados por las ocho (8) agencias reguladoras de Latinoamérica, el FDA, EMEA y OPS son válidos y aceptados en Guatemala, habría hecho más por la salud y la vida de los guatemaltecos, que cualquier otro Ministro de Salud Pública en los últimos 30 años. Dicho cambio bien habría valido con creces el enorme costo que estamos pagando con la pobre y penosa gestión del presidente Morales. Es más, sin exagerar, casi podría compensar sus enormes déficits globales en todos los campos. Y, su gobierno sería extraordinario, si erradicara las trabas y barreras en todos los mercados y finalmente extendiera y profundizara los mercados y la competencia en todos los mercados de bienes  y servicios.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Empresarios por la Educación presentan políticas de Atención a la Primera Infancia
noticia Ferdy Montepeque elPeriódico
CACIF recomienda diálogo al Presidente para solucionar crisis

Morales, además, sostuvo reuniones privadas con el magisterio, la Alianza Evangélica y  gobernadores.

 

noticia Acisclo Valladares Molina
El Artículo 157

Una golondrina no hace verano y tampoco dos, pero ya van más de tres y, una a una, se irán sumando hasta lograrlo: una Guatemala distinta se puede gestar y se encuentra al alcance de nuestras manos.

 



Más en esta sección

Depp pierde apelación ante juez que rechazó su demanda contra diario Sun

otras-noticias

Shilton no perdona a Diego

otras-noticias

Cuatro favoritos se clasifican en la Europa League

otras-noticias

Publicidad