[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Guatemala narca

opinion

Se está idealizando una actividad que no paga impuestos y mata.

 

Los señorones o principales del barrio son poderosos personajes que aparecen en las ciudades de repente, conduciendo autos grandes, blindados o muy llamativos, con una corte de muñecas llenas de implantes, guardaespaldas y jóvenes bandera que se ubican en ingresos y pasos de circulación a observar el movimiento. Ellos se aseguran que nadie moleste a nadie en el sector donde operan, porque su negocio requiere armonía y tranquilidad social para prosperar, porque son comerciantes, productores o transportistas de substancias químicas que alteran el sentido de gente que vive principalmente en el extranjero y disfruta las sensaciones artificiales.

En Guatemala no hay necesidad de estimulantes, porque vivimos todo el tiempo alterados, con los tres poderes políticos peleándose como placeras, que usted dijo, que yo no fui, que el corrupto es usted, mientras el país se arruina. Los guatemaltecos, acostumbrados a vivir bajo órdenes férreas de dictadores, nos quedamos de repente sin cuerda, y nos excedimos como chuchos liberados ladrando y mordiendo a quien se nos puso enfrente. Si nadie manda, nadie quiere cumplir la regla. Ciudadanos armados atacan camiones de empresas privadas en la carretera, jugando a la guerra, y la caballería no actúa. En La Antigua las autoridades hacen cumplir la prohibición de vendedores callejeros, y una dama reta a la autoridad en defensa de un vendedor de algodones, aplaudida por los mismos que cuando la ciudad colonial se llena de esa plaga, insultan a la alcaldesa por su impotencia para impedirlo. Mucho lloriqueo para mamar, pero nada de asumir responsabilidades.

En los territorios del narco no sucede tal cosa. A los ladrones y extorsionistas se les plantea clarito el asunto, su oficio no es posible dentro de los límites fijados. Los que transgreden la regla, se exponen. A los narcos ya se les saluda con respeto en el comercio, en la peluquería y hasta en la iglesia, pero más por miedo que por el dinero que exhiben.

El hecho de vivir en un país sin autoridad política, con un pueblo acostumbrado a la pelea interna, donde el enemigo somos siempre nosotros mismos, está facilitando el imperio de una fuerza paralela que suple la ausencia. Los narcotraficantes son ensalzados en telenovelas donde exponen su crueldad y lealtad, son los nuevos patrones, y el sistema les está dando alas. La comunidad internacional debería darse cuenta que una Guatemala enemistada y debilitada solo favorece a sus peores enemigos, porque se está idealizando una actividad que no paga impuestos y mata el cerebro de sus bases. La descomposición e inestabilidad social podrían deslizarnos a una Guatemala narca.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Viñales se impone

El español Maverick Viñales (Yamaha) ganó este domingo el Gran Premio de Catar de MotoGP, primera prueba del Mundial de motociclismo.

noticia
Tres muertos deja como saldo un asalto en la Interamericana
noticia Lucía Escobar
De papacitos y otras rarezas

lucha libre



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad