[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Es momento de aplicar cambios profundos

opinion

Con quién dialogar si las cúpulas del poder hoy aquí carecen de autoridad ética.

 

En un país ­–como Guatemala– donde por tradición lo dizque trascendente son los diálogos entre “notables”, lo valioso es contar con una diputación o una alcaldía, lo importante es tener dinero o buenas influencias, lo normal es discriminar al “débil” y al “pobre”, lo acostumbrado es aceptar sin queja las actuaciones de los poderosos, difícilmente se reconoce la grandeza de lo distinto; la grandeza de lo que está ocurriendo alrededor de la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Descubrir la grandeza de lo distinto es muy necesario en estos momentos, porque en las movilizaciones sociales recientes, incluido el Paro S20, se han sumado miles y miles de personas en diferentes lugares del país. Calificar lo distinto es porque en su proyección y realización han estado ausentes las cúpulas empresariales, jerarcas religiosos, representantes de partidos políticos e instituciones y jefes de estructuras criminales. La grandeza se la dan quienes han participado con energía y convicción, pero sobre todo porque a pesar de procedencias diferentes se han unido para exigir la dimisión de los corruptos, no aceptan disculpas.

Parafraseando a mi paisano Fabricio Mejía, aquí también ocurren hechos que denotan la grandeza de lo pequeño. La grandeza de salir dignamente a la calle estés o no organizado, la grandeza de elaborar ingeniosos carteles o mantas gigantescas, la grandeza de exigir cambios y no diálogos sin solución, la grandeza de demostrar su fuerza sin violencia; la grandeza de combinar las consignas con tambores y silbatos; en suma: la grandeza de evidenciar indignación por todo lo que políticos guatemaltecos han robado, han mentido, han hecho negocios y han legislado contra los intereses populares.

Durante décadas, empresarios de distintas ramas se han beneficiado con las reglas establecidas por el sistema político guatemalteco. Lo defienden y quizás aceptarían algunos cambios intrascendentes, porque la esencia del mismo les conviene, les ha permitido “invertir” en políticos que quieren puestos de elección popular y obtener importantes “ganancias”, así como adormecer conciencias para que esas relaciones se acepten como normales. Por eso tergiversan informaciones de manera impune a través de varios medios que les hacen comparsa.

Este juego perverso es el que se quiere erradicar, por eso un diálogo entre cúpulas no resuelve. Cabe recordar la historia para tener presente que las mesas de conversación establecidas en este país han impuesto enfoques jerárquicos, descartado las relaciones de igualdad, invisibilizado a mujeres y pueblos indígenas, ignorado las comunidades diferentes y juventudes. Esos diálogos pervirtieron la capacidad de escucha y de construcción colectiva, tampoco lograron las soluciones a reclamos sociales, ya que su perspectiva ha sido la imposición de lo “viable” y lo permitido. He escuchado a muchas personas decir que los entes que actualmente están convocando a un diálogo inmediato carecen de representatividad, ya que ninguno de ellos ha escuchado el reclamo social que exige acabar con la corrupción y la impunidad mediante cambios profundos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Accionan contra artículo de la Ley del Banco Genético

Directivos del Inacif impugnan parte de la normativa por considerar que no es clara y que podría violentar derechos de los sindicados.

noticia Beatriz Lix/ elPeriódico
Glovo creció hasta 140 por ciento en el confinamiento

El comercio electrónico se convirtió en una oportunidad para las pyme.

noticia Gustavo Marroquín
¡Deus Vult! El peligro está en los extremos


Más en esta sección

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Relatos de una injusticia

otras-noticias

Publicidad