[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El gigante dormido


Entre portadas y marcas de ropa.

 

foto-articulo-Opiniones de hoy

Algunos acontecimientos recientes han puesto nuevamente el dedo en el renglón del racismo. Como que algunos hechos cotidianos ya no están pasando tan por alto. Independientemente de los comentarios, a favor o en contra de este perpetuo fenómeno, la palabra “racismo” ha subido de categoría en el imaginario social. Esperemos no sea llamarada de tusas, como suele ocurrir. Asunto fabuloso, porque en programas de opinión, en columnas escritas, en revistas, en bares, portales, parques, discotecas, bibliotecas, universidades…, se emite opinión al respecto. Los racistas se ponen en evidencia emitiendo defensas hepáticas y profundizando su desprecio hacia la diversidad. ¡Qué pena! Dignos de estudio. Otros pretenden hacer un análisis más exhaustivo de este flagelo que no es más que un tema de poder. Este flagelo que intenta sistemáticamente garantizar que sean los pueblos indígenas los que viven menos y en peores circunstancias que los otros. Este monstruo social, económico, cultural y político que insiste en afianzar el etnocentrismo con el fin de excluir. Este animal, caníbal, que se basa en estereotipos para justificar su dominio voraz. Esta maquinaria feroz que tiene como fin garantizar la hegemonía del poder. La forzada homogeneización para excluir la diversidad de nuestro imaginario. Este padre del dominio que invisibiliza, oculta, infantiliza al indígena, con la solapada intención de garantizar superioridades, control, dominio. Sí, se niegue o no, el racismo habita campante en nuestro territorio. Y es bueno que vuelva a la palestra. Porque acá se siente cómodo, deambula y pernocta, respira y se ejercita en cada suburbio, lontananza, arrabal, llanura y concreto de Guatemala.

Llaman la atención, poderosamente, los hechos que despiertan a ese gigante dormido: una portada de revista o una marca de ropa. Interesantes casos que están en disputa. Uno por imagen, otro por lenguaje. Pero llama aún más la atención que el gigante no lo despierte, por ejemplo, el hecho que la mitad de la niñez menor de cinco años en continua desnutrición crónica, sea mayoritariamente indígena. Llama la atención que no sea el acceso tan limitado que tienen los jóvenes indígenas al sistema de educación pública, lo que lo despierte. Que no sea la evidente desigualdad que topa fondo porque cobra vidas diariamente, lo que lo despierte. Que no sean los miles de jóvenes indígenas que cruzan la frontera para encontrar “respuestas”, lo que lo despierte… Llama la atención…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción Suplementos
Tener un acercamiento con el smartphone antes de comprar

El consumidor es cada vez más exigente y cuestiona antes de realizar sus compras, ya no basta con mostrar los dispositivos en anuncios publicitarios.

 

noticia Carlos A. Dumois
Dueñez* empresaria Esencia de la transformación digital

En el buen sentido: no pido que me den, sino que me pongan donde haya.

noticia AFP
La Unión Europea reabrirá mañana sus fronteras

Autorizaron la entrada de turistas de China con condiciones y de otros 14 países.



Más en esta sección

Fotoperiodista Carlos Sebastián declara en el MP por agresiones de policías

otras-noticias

Instituciones se unieron para apoyar a familias damnificadas

otras-noticias

Sector construcción renueva Expocasa 2020

otras-noticias

Publicidad