[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Stop bullying


Empecemos a fomentar más la tolerancia y a aceptar que las diferencias entre personas pueden ser inmensas.

 

Palabras o actos que pueden atormentar a una persona el resto de su vida. Creo que este no solo es un llamado para el colegio en el que pasó sino para todos. Sé por experiencia personal, qué se siente ser víctima del bullying y no se lo deseo a nadie. Sé lo que es necesitar apoyo y no saber ni dónde buscarlo.

Mi paso por el colegio tampoco fue fácil. Hubo un grupo de personas quienes me atormentaban por mi sobrepeso. Un problema que no se dio por haraganería o comida excesiva. Aunque mis acosadores jamás se detuvieron a pensar en la posibilidad, yo tengo hipotiroidismo y la batalla con el sobrepeso es muy cansada. Algunos de ellos hasta sufrieron del mismo problema y aun así tenían el descaro de señalarme y burlarse por mi condición. Siendo una niña, me sentí humillada. Llegaba a mi casa llorando, todos los días era una lucha para encontrar algo qué ponerme para esconder eso que este grupo de gente sin escrúpulos tanto señalaba y parecía no tolerar. Tenía los mismos pensamientos destructivos hacia mí misma que hacia mis bullies.

Queriendo buscar ayuda desesperadamente, me aboqué con la consejera de mi colegio. Le pedí que por favor citara a la persona que lideraba al resto a atormentarme para poderle preguntar cuál era la razón de su acoso. A lo que ella me respondió: “No creo que esa sea una buena solución. Solo ignóralo”. Decepcionada, salí de su oficina y sus palabras se me clavaron en el corazón. Tuve que tomar cartas en el asunto. ¿Cómo hago para que me dejen de atormentar sin el apoyo de las autoridades del colegio? ¿Cómo solucionar un problema que puede dejar tanto destrozo en el autoestima de una persona si a los “adultos responsables” que tenía cerca no les importaba?

Sin haber encontrado otra alternativa, decidí vaciarle una botella de agua en la mochila a mi bully y contestarle con un insulto. La decisión que tomé ese día fue un acto desesperado por detener el acoso y solo así lo pude conseguir. Lo mismo sucedió el lunes en el colegio del que todo el mundo está hablando.

Mucha gente toma el bullying como algo que “nos hace más fuertes” o que simplemente “es parte de la vida”. No tiene que ser así. Empecemos a fomentar más la tolerancia y a aceptar que las diferencias entre personas pueden ser inmensas, pero no es justificación para hacerlas sentir inferiores.

*Colegio Interamericano de Guatemala Exalumnos Colegio Interamericano de Guatemala

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia MARIO FUENTES DESTARAC
La abstención electoral no construye democracia

Con la abstención no se arregla nada.

noticia
No emitimos certificaciones
noticia
Buscarían implementar ente garante de marca país


Más en esta sección

Accidentes de tránsito complican el paso en la ruta al Pacífico

otras-noticias

Parlamento Xinka y los 48 Cantones manifestarán para pedir la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Los 48 Cantones de Totonicapán y el Parlamento Xinca se dirigen al Congreso y Casa Presidencial

otras-noticias

Publicidad