[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Reflexiones sobre el tipo de cambio


Aunque el tipo de cambio es simplemente un precio, su comportamiento tiene efectos considerables en el costo de la vida.

Recientemente se han manifestado diversas dudas sobre las razones del comportamiento del precio del dólar así como puntos de vista divergentes sobre la dirección que debería observar su trayectoria y, de consiguiente, opiniones contradictorias sobre la política deseable. Nada de esto es de extrañar si se toma en cuenta que, aunque el tipo de cambio es simplemente un precio, su comportamiento tiene efectos considerables en el costo de la vida, en el nivel de actividad económica y hasta en el curso del desarrollo económico. En el costo de la vida porque si el precio de la divisa baja, el precio de los bienes de consumo puede bajar y aumenta el bienestar social, en el nivel de actividad económica porque si el precio de la divisa baja, se pueden cerrar puestos de trabajo y baja el bienestar social. O sea los movimientos del tipo de cambio tienden a generar efectos de signo contrario en el costo de la vida y en la ocupación y, en ambos casos, sobre el bienestar social. El efecto del tipo de cambio sobre el desarrollo económico se deja sentir más en el largo plazo porque un precio alto de las divisas durante un período de años estimula la inversión en actividades que produzcan bienes destinados a la venta esencialmente en mercados externos o a sustituir en el mercado local los productos importados que resultan demasiado caros con el tipo de cambio alto. Por el contrario, un precio bajo de las divisas estimula la inversión para producir bienes y servicios destinados básicamente al mercado local, ejemplo: cemento, casas, edificios, cines, restaurantes, supermercados, etcétera. Vale la pena preguntarse qué clase de inversión está resultando de la actual política cambiaria que está dirigida principalmente al objetivo de estabilidad.

En Guatemala el precio del dólar venía mostrando un curso ascendente como lo muestra el del año 1990 que cerró a Q5.06 hasta 2009 en que llegó a Q8.35. En los años 2007-2009 estalló la burbuja inmobiliaria y se dio la crisis financiera internacional más severa de que se tenga noticia, pero a diferencia de la registrada en 1929-30, fue enfrentada con mejores instrumentos de política y posiblemente con mejor claridad de objetivos. Uno de los medios fue el crecimiento de la liquidez que trajo como consecuencia una tasa de interés de referencia cercana a cero por ciento, tanto en
EE. UU. como en los mercados europeos más importantes. Los efectos de esta crisis se dejaron sentir básicamente en esos países y en menor medida en el mundo en desarrollo. Sin embargo, se considera que esa política de bajas tasas de interés ha tenido efectos importantes en la dirección de los flujos de capital.

En el caso de Guatemala, tanto el precio del dólar como las reservas monetarias internacionales modificaron su comportamiento. El precio del dólar comenzó a bajar desde las alturas de Q8.35 que había alcanzado en el 2009 hasta los niveles de Q7.50 que muestra actualmente. Por su parte, el promedio de crecimiento anual de las reservas monetarias internacionales en el período 2009-2015 se duplicó con respecto al promedio anual que había observado en el período 2006-2009. Ambas variables son indicadores fieles de lo que ha venido ocurriendo en el mercado guatemalteco y que se refleja claramente en la balanza cambiaria de esos años. Según esa balanza cambiaria, en todos los años de este siglo el exceso de oferta de dólares, o sea las compras de dólares a los agentes económicos, ha sido mayor que la demanda, o sea la venta de dólares a los agentes económicos, lo cual ha sido causa de que baje el precio. Además aumentó el inventario de reservas porque la acción estabilizadora del Banguat intervino mediante compras, lo cual impidió una mayor baja en el precio del dólar y se tradujo en ese aumento de inventario.

Lo expuesto en el párrafo precedente explica claramente cómo ocurrió el progresivo abaratamiento del dólar y el crecimiento de las reservas monetarias internacionales. El factor más importante sobre el comportamiento del tipo de cambio y del nivel de reservas ha sido las divisas que engrosaron la oferta al mercado guatemalteco a través de las remesas familiares y del endeudamiento externo creciente del sector del privado. El promedio anual de remesas familiares en el período 2009-2015 casi se duplicó respecto al del período 2005-2009. Por su parte, El crecimiento promedio en el endeudamiento externo del sector privado durante el período 2009-2015 casi se sextuplicó respecto al promedio correspondiente al período 2005-2009. La Guía de Compiladores y Usuarios, Banguat, divide el endeudamiento externo privado en Sociedades Captadoras de Depósitos, que son básicamente bancos, y resto del sector privado. El comportamiento de ambos componentes fue similar. Con respecto a las remesas familiares, cabe hacerse la pregunta de si se duplicaron porque el promedio de chapines trabajando en el exterior (básicamente EE. UU.) se duplicó después de la crisis financiera internacional o simplemente las remesas familiares han sido la etiqueta con que se bautizó la entrada de una parte significativa de dólares cuyo monto creció por otras causas. Si este es el caso, la muralla de Trump difícilmente detendrá este crecimiento. En lo que respecta al comportamiento de la deuda externa del sector privado es evidente que su motivación fue el bajo nivel de las tasas de interés en los mercados financieros de EE. UU. y países europeos prevaleciente después de la crisis, los bancos captando fondos baratos para darlos en préstamo dentro de su función de intermediación y el resto del sector privado para su actividad productiva. En tanto la tasa de interés en EE. UU. siga a niveles similares al presente, puede esperarse que esta tendencia continúe. El crecimiento del endeudamiento externo del sector público ha sido poco significativo en este proceso y, en lo que respecta al comercio externo de bienes y servicios, como es bien sabido, en vez de aportar a la oferta es un demandante neto de moneda extranjera porque nuestra balanza comercial ha sido permanentemente deficitaria y no creo que los actuales niveles de tipo de cambio contribuyan a cambiar esa situación.

Espero que las presentes reflexiones proporcionen algunos elementos de juicio para la toma de decisiones de tipo financiero, los que habría que complementar con algunos escenarios sobre la ejecución presupuestaria 2017 de ingresos y gastos, pero especialmente acerca de la magnitud del déficit y de las fuentes de su financiamiento. Igualmente, estimo que lo arriba presentado podría dar lugar a algunas consideraciones de política económica que espero abordar en el futuro próximo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Canadá: camioneta atropella a peatones y deja nueve muertos

Autoridades detienen al conductor. Se desconocen las motivaciones del incidente.

noticia José David López, Daniel Villatoro, Gladys Olmstead, y Celia Pouset.
El crimen que destruye la inocencia
noticia Anabella Giracca
Cinco dedos

Mano truncada.



Más en esta sección

Instituciones se unieron para apoyar a familias damnificadas

otras-noticias

Sector construcción renueva Expocasa 2020

otras-noticias

Daños en red vial afecta comercio a Honduras

otras-noticias

Publicidad