[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El rincón de Casandra


Mundo año 5777.

Hacia el año dos mil AC ocurre un acontecimiento decisivo en la Historia de la Humanidad. En Mesopotamia zona en que convergen tres continentes, ahí donde no es totalmente Europa, ni África ni Asia –aparece– enfrentándose a la idolatría común en los pueblos de esas remotas épocas, el concepto de un Dios único, intransigente, trascendente, personal, y susceptible se efectúa una alianza con el personaje que acepte reconocerlo y servirlo en la Tierra. Abraham del grupo hebreo de Ur –hijo del idólatra Terah– resulta elegido y recibe las instrucciones del Divino. “Abandona tu tierra, tu familia y la casa de tu padre y dirígete al país que te indicaré. Le daré ese país a tu descendencia, será esa la Tierra Prometida”. Y con tales sencillas pero determinantes palabras se concluye la Alianza de Dios con lo terrenal y se inicia la saga de la Humanidad que habría de llevar al pueblo hebreo –hoy denominado judío– a vivir su Historia con épocas de buenaventura pero más aún de tragedias recurrentes.

El monoteísmo surgido de la Alianza y que se fue imponiendo paulatinamente en el curso de los siglos es simple y de una pureza diáfana, un deísmo intransigente, exclusivo, agresivo, que se opuso tanto al politeísmo de la cuenca del Mediterráneo, como al ateísmo de la India budista. El Dios de los patriarcas hebreos Abraham, Isaac, y Jacob –este último habiendo cambiado su nombre por el de Israel– ama el Bien y odia el Mal, es un ente que le habla al Hombre, que dialoga con él, al cual puede implorar, con el cual puede comunicase el creyente, con quien se discute, casi se regatean favores. Todo lo que se interponga entre lo divino y lo humano será calificado de idólatra. No se permitirán representaciones pintadas o esculpidas, es más no se le puede nombrar aunque para efectos prácticos entre terceros se le denomina Jehová.

El monoteísmo fue el primer aporte –entre muchos más– del pueblo de Israel a la civilización mundial a lo largo de su larga marcha histórica como pueblo Elegido de Dios, que fue adoptado y mundializado siglos más tarde a través de un proselitismo agresivo por dos corrientes religiosas surgidas del judaísmo: el cristianismo con variantes de representación, seguido por el combativo e intolerante Islam.

Este mes el mundo judío que cuenta con 15 millones de habitantes regados a través del planeta festeja 5777 años de la creación mítica del Mundo.

Y es de preguntarse a la vista de los buenos y leales servicios prestados durante tantos siglos a la población mundial, ¿si alguna vez en el futuro histórico se declarará al judaísmo Patrimonio de la Humanidad? … Sería un acto de justicia, aunque Casandra sabe que eso nunca sucederá… Feliz Año, ¡Shana Tová!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
MP ofrece pormenores de millonarios fraudes que ocho personas habrían cometido en dos instituciones

Están acusadas de los delitos de concusión, fraude, peculado y falsedad ideológica en dos casos separados, detectados en un cuerpo bomberil y una unidad ministerial para el desarrollo de viviendas.

 

noticia
Abren investigación contra alcalde de Patulul
noticia Rony Ríos
IGSS busca abastecerse con 62 mil pruebas


Más en esta sección

Alejandro Mayorkas, un inmigrante cubano elegido por Biden para dirigir la Seguridad Interior

otras-noticias

Abogado resulta herido en un ataque armado en la zona 10

otras-noticias

Taylor Swift la gran ganadora de los American Music Awards

otras-noticias

Publicidad