[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Pavón, cuando sucedió lo inesperado

opinion

Llevar a cabo ese despliegue solo fue posible si al frente hubo una estructura aceitada desde afuera.

 

Las cárceles en Guatemala confirman la degradación del Estado, la fragilidad institucional, el reino de la anarquía. Demuestra que esa degeneración ha recreado a personajes como Lima Oliva que han hecho de los centros de privación espacios de dominación y reproducción de un tipo de poder, que no solo controla lo que allí sucede sino que ha extendido sus tentáculos a sinnúmero de expresiones criminales. Ese doble carácter, concentrador y reproductor, origina que muchas de las organizaciones que funcionan desde las prisiones sean consideradas como CIACS.

Si el “sistema” penitenciario ha estado en total abandono, obedece a un contubernio que viene bien a las partes. A los gobiernos les conviene que ese submundo siga entre bambalinas; al fin y al cabo la percepción ciudadana abona a considerar a los privados de libertad como rechazados, de segunda categoría. Invertir en ellos equivale a dar importancia a un asunto que no crea incentivos en el corto plazo. Dejar que operen grupos de poder facilita la gobernabilidad interna, evita el caos y las acciones disonantes. “Mientras los fuegos no sean de mayor magnitud, no hay por qué preocuparse”.

En ese contexto de convivencia entre anarquía y orden, grupos como el de Lima O. convienen al sistema. Sus operaciones y excesos son aceptados y apoyados, en aras del pacto no escrito. Lo mismo sucede con la colusión existente entre pandillas, maras y redes de sicarios, extorsionistas, narcotraficantes que han hecho de las cárceles los lugares claves para reunir a sus dirigentes, planificar operativos, crear alianzas y poner en orden a los grupos rivales. Los protagonistas de las cárceles alimentan la criminalidad, aprovechan los vacíos de poder y pactan con las autoridades de turno, quienes asumen en muchas ocasiones con la intención de ponerse en disponibilidad de esas estructuras.

La resolución del caso que puso fin a la vida de 13 personas corre el riesgo de quedar en el limbo. Las condiciones estructurales y la volátil coyuntura, motivan diversas hipótesis. Llevar a cabo ese despliegue solo fue posible si al frente hubo una estructura aceitada desde afuera. Solo un cuerpo criminal podría tener la asesoría, logística, recursos y capacidades para un operativo que cumplió con su objetivo: salir de una pieza cuya acumulación de poder hizo de Pavón y otras manejadas como satélites, enclaves criminales.

La venganza de grupos rivales, aunque posible, adquiere poca significancia. Las rivalidades existen pero quedan en segundo plano al considerar las oportunidades irresistibles que implica estar en un terreno de más negocios y poder. Eso abre otra posibilidad, acallar a alguien que tenía información valiosa, por ejemplo, vinculada con los casos que se dirimen en las Cortes. Ese es el escenario de la operación riesgosa. Otro escenario es el de la normalización. L.O. era ejemplo de las disfuncionalidades llevadas al extremo. Poner fin a su reinado significaría recuperar la estabilidad, la coexistencia entre grupos sin que ninguno sea el protagonista. Queda por verse si alguna de estas líneas adquiere sentido y si se aprovecha el momento para impulsar lo que históricamente no se ha querido hacer.

renzolautaro.rosal@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Manfredo Marroquín
Estado constitucional de rodillas ante Estado Paralelo

Mientras siga habiendo instituciones, partidos y políticos sometidos a la agenda de los CIACS, el Estado Paralelo seguirá manejando como marioneta al Estado formal constitucional.

noticia Luisa Paredes / Con información de Rony Ríos
Exfiscal Rony López fue beneficiado con arresto domiciliario

Enfrenta un proceso penal por la supuesta manipulación de una investigación por el asesinato de José Armando Melgar Moreno, padre de los Melgar Padilla.

noticia Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Giammattei cambia postura sobre responsabilidad en el combate al COVID-19


Más en esta sección

Directivos y jefes de bancada han cobrado Q10.6 millones de enero a octubre

otras-noticias

La SAT aprueba Tabla de Valores del Impuesto de Circulación de Vehículos

otras-noticias

«Podríamos haber ayudado más a Maradona», estima Klopp

otras-noticias

Publicidad