[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Déficit de políticos en la coyuntura

opinion

Este es el momento de las instancias políticas.

El Ministerio Público y la CICIG están haciendo bien su trabajo, y aunque la persecución penal que les corresponde tiene impactos políticos, económicos y sociales, no es a la fiscal general Thelma Aldana ni al comisionado Iván Velásquez a quienes hay que pedirles hacerse cargo de la gobernabilidad del país. Esa no es función de los fiscales, es el trabajo de los políticos y, en todo caso, incluso, de una misión especial de diálogo político de las Naciones Unidas.

Partiendo de la premisa de que los fiscales y los jueces son independientes, y que Guatemala para eludir el abismo requiere establecer un Estado de legalidad, el siguiente paso es que el Presidente de la República, el Congreso en pleno y los órganos de incidencia política del empresariado y de la sociedad organizada propongan el marco de la gobernabilidad democrática, y sobre tal acuerdo se edifique el proceso de reformas que demanda la reconstrucción del Estado en todas las esferas.

A ese diálogo estratégico es pertinente invitar a una delegación de alto nivel de la ONU, pues en nuestra crisis hay una dimensión internacional, y de hecho la comunidad diplomática participa desde los Acuerdos de Paz en la búsqueda de soluciones nacionales.

Por eso me parece tan oportuno el foro regional de la Fundación Esquipulas el 27 de julio, “Resignificando la paz y la democracia” y el marco de diálogo nacional “postsunami”. Y es la misma razón por la cual, en esta coyuntura, no he sido tan entusiasta de que la CICIG e incluso el MP (a pesar de que son las dos instituciones más prestigiadas) sean el motor político de las reformas constitucionales al sector justicia, aunque esté de acuerdo con su necesidad y alcances para afianzar el Estado Constitucional de Derecho.

El déficit de política manejada por políticos no es novedad. Es una anomalía histórica que ha hecho descansar en torno a la milicia y los obispos católicos al resto de actores políticos, mientras las tradicionales cámaras empresariales operan decisivamente detrás de escena. Es más, en este periodo democrático si algo no han hecho los políticos, es política; eso sí, su apetito por negocios ilegales y espurios es insaciable y los resultados están notablemente a la vista.

Si vamos a apostar por un Estado moderno y democrático, con una arquitectura republicana funcional, este es el momento de exigir a las instancias políticas que cumplan su rol. ¿Qué los políticos no están preparados? Esa no es excusa. ¿Qué no les interesa? Eso sí es sentencia, pues si no le interesa hacer su trabajo, ¿a qué llegaron?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
5minutos

Lea lo que tiene que saber hoy en 5minutos

noticia Redacción/Oculta
Tributo a Morrison
noticia
Estados Unidos prueba nueva arma láser en helicóptero


Más en esta sección

Incidentes alrededor de sede de Gobierno argentino en despedida a Maradona

otras-noticias

Misión de OEA viaja a Guatemala para conocer crisis que amenaza al gobierno

otras-noticias

Este año se reportan 1 mil 643 denuncias por violencia sexual en menores de 0 a 14 años

otras-noticias

Publicidad