[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La culpa es de los maestros

opinion

Los maestros promedio ganan mal porque no han cumplido con su deber.

 

La vida nacional es cada vez más el reflejo de un hogar donde sus integrantes hacen lo que les da la gana, donde todos se escudan en derechos individuales y en supuestas libertades, pero olvidan el sentido de la responsabilidad. Y todo se lo debemos al incumplimiento de los maestros (aunque hay excepciones que nos salvan). No hay autoridad porque los maestros la han perdido, así como tampoco los padres mandan en casa, y menos los gobernantes (no siempre por falta de buenas intenciones sino por no estar preparados, por culpa de los maes-tros que les correspondió). En la época antigua, los grandes líderes tenían a su lado a grandes maestros. Pensemos en Alejandro Magno, cuyo formador intelectual fue Aristóteles. Luego, no nos extrañe que los actuales líderes del país sean el resultado de sus maestros. En Gua-temala, las figuras populares que roban primera plana en los diarios, son delincuentes siem-pre acompañados por sus siniestros abogados ficheros, no por sus maestros.

Sin mentores brillantes no hay patria. Los bloqueos ilegales del magisterio del pasado martes son una demostración de la falta de juicio. Lo ético sería manifestar en horario libre, en la plaza pública, sin afectar a la sociedad, mientras que lo que hacen es ejercitarse en la práctica de la extorsión, haciendo presión, amenazando, y esa cultura se la trasladan como enseñanza a sus alumnos, y así lo confesó una líder sindical durante los bloqueos recientes, cuando le preguntaron por los niños y las horas perdidas, y la furibunda huelguera afirmó que “los niños están aprendiendo con nosotros, porque quien no manifiesta no logra sus derechos”. Por eso los alumnos hacen lo que les da la gana y para todo presionan, porque no les importa obedecer ni aprender, porque no hace falta, basta con tener cuello y afiliarse a un sindicato para ganar mejor sin hacer nada. El problema nacional es por los maestros, que son de los pocos que tienen trabajo estable, con prestaciones y salud. Que ganan mal, eso es cierto, como sucede a la mayoría de ciudadanos en este país pobre. Pero no están peor que la in-mensa cantidad de desocupados y sobrevivientes en la calle, bajo la presión del diario vivir. Los maestros ganan mal por una sencilla razón, porque no han cumplido con su deber. Si de verdad enseñaran a los niños, pronto tendríamos patojos chispudos, capaces de enfrentar los problemas y de resolver. Buenos maestros significaría pronto un país rico y mejores ingre-sos para todos. Menos exigencias y todos a dar, solo así saldremos del laberinto de la necesi-dad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
El pronunciamiento de ONU respecto a Iván Velásquez

El secretario General, Antonio Guterres, respondió a la carta enviada por el gobierno de Guatemala.

noticia Rodolfo Neutze
¿Queremos “cambios de 360 grados?

El peligro de cambiar por cambiar la Ley Electoral.

noticia Maurice Echeverría
Fornicio

buscando a syd



Más en esta sección

Vicepresidente pide al CIV dar una respuesta urgente para Izabal

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

#Fuera!!! Un ministro impresentable

otras-noticias

Publicidad