[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Después de seis meses

opinion

Gobernar implica seriedad en las actuaciones y propiedad a la hora de sentarse en la silla presidencial.

 

Evaluar la gestión del presidente Morales, a seis de meses de haber tomado sorpresivamente la “conducción política formal”, resulta frustrante. Evidentemente nos queda a deber, su modelo no es lo que algunos creyeron. No ha aprovechado las condiciones irrepetibles por la que llegó al puesto. Pero mejor dirijamos la mirada hacia los correctivos que debe emprender para sacar la cabeza del agua.

No use la Presidencia como distractor. Ese importante puesto no es simbólico, considerarlo así es una irresponsabilidad. Quien lo ejerza debe ser parte medular de las soluciones y no la punta de lanza de más problemas. Gobernar implica seriedad en las actuaciones y propiedad a la hora de sentarse en la silla presidencial. Solo al ver su comitiva se le percibe como quien perdió el piso de la noche a la mañana, quien le gusta vivir en el mundo de la fantasía que para las mayorías es drama. El Presidente sirve si responde a los intereses colectivos y no cae en la fácil trampa de ser instrumento, servil u operador de quienes les tocó su turno hace décadas y fallaron dramáticamente.

Utilice el poder que se le delegó. El Presidente no tiene porqué ser el último vagón de un tren cuya locomotora está en manos del MP y la CICIG. Debe ser capaz de conducir su propio vehículo; la agenda de pendientes es suficiente como para no tener excusas de tomar las riendas de asuntos de primera importancia que siguen esperando. Mover el agua no tiene sentido, cuando de lo que se trata es cambiar de curso.

Focalice su mirada. Querer entrarle a todo, es igual a nada. Claro que los frentes son muchos, pero si quiere pasar a la historia con algún legado meta el diente en la agenda estratégica (políticas sociales, seguridad ciudadana, economía para el desarrollo). Dirija el foco hacia los nudos centrales, pero recuerde que la ciudadanía no compra espejitos.

Asesórese bien. No siga rodeándose de personajes nefastos y rastreros, que solo le endulzan el oído y han creado una burbuja de irrealidad. Hasta la saciedad se ha dicho que su grupo más cercano es una de sus grandes debilidades. No tome en cuenta a los aduladores, sino a los críticos. Estos son sus principales consejeros. Al minimizar la oposición, asume rasgos autoritarios, cuidado. Recuerde que en término de la distancia perdió gran parte de su base de legitimidad (sus votantes); no quiera perder más para quedarse como veleta.

 No intente gobernar con base en excusas. Los ciudadanos estamos hartos de escuchar la misma cantaleta que se repite gobierno tras gobierno: “no hay recursos”, “quisiéramos apoyar, pero no hay con qué”. Siempre habrá pocos recursos, eso ya se sabe. Precisamente ejercer el más alto cargo público implica, entre otras virtudes, ser creativo. Eso significa aprender a caminar en los senderos, en los caminos complicados con lo que hay a mano.

Ejerza autoridad. Es vox pópuli que sus decisiones son desatendidas al solo salir de su despacho. Gobernar no se trata de buenas intenciones, eso es pantomima. La mesa ha estado servida, pero se le pasó el tiempo para capitalizar. Sé de buenas propuestas que se le han planteado, pero los cuadros intermedios las obstruyen para que siga operando la inercia, la corrupción y las estructuras paralelas.

renzolautaro.rosal@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Netflix apuesta por sus series originales para convertirlos en éxitos literarios
noticia Richard Aitkenhead Castillo
De la velocidad virtual a la letanía local

Todo lo que conocimos en el siglo veinte, lo harán parecer tan lejano como hoy nos referimos a la edad media.

noticia
La portada del día


Más en esta sección

Tyson espera seguir combatiendo

otras-noticias

Atlético de Madrid no puede fallar

otras-noticias

Atlético de Madrid, sin margen de error

otras-noticias

Publicidad