[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La fiesta de la lectura y de los libros: Filgua 2016 (II Parte)

opinion

Este fin de semana, no deje de ir a Filgua 2016, en el Parque de la Industria y lleve a los patojos y patojas para que tengamos una nueva generación de lectores.

Cuando llegó Edgar Palma Lau, hombre lúcido y versado, como profesor de literatura hispanoamericana en los años de los básicos y el bachillerato al Colegio Salesiano Don Bosco, de la ciudad de Guatemala, conocimos libros clásicos del boom latinoamericano como “El Túnel” de Ernesto Sábato, que me impactó viendo la muchacha en la ventana y con su sentencia: “Solo existía un túnel, profundo y negro, el mío” –“La Muerte de Artemio Cruz” de Carlos Fuentes, “Pedro Páramo” de Juan Rulfo, que todavía me parece escenificado en cualquiera de los pueblos de indios de la Guatemala profunda, “Conversaciones en La Catedral” de Mario Vargas Llosa y la poesía de Mario Benedetti, de la cual no olvido “A la izquierda del Roble” y “Los Veinte Poemas de Amor y una canción desesperada” de Don Pablo Neruda, que por su vez nos fueron llevando a otros libros de estos y otros autores. Naturalmente, fui de la generación que leyó “María” de Jorge Isaac. De la mano de Palma Lau, leí “Guatemala: Una interpretación histórico social” de Carlos Guzmán Bockler, un clásico de la literatura sociológica incipiente de nuestro país. Fui estudiante de intercambio, con la American Field Service –AFS– en el suburbio de Chicago, Downers Grove, en el Estado de Illinois, cuando me acerqué a la lectura de “Sons of the Shaking Hearth” de Eric Wolf y “Guatemala: Occupied Country” de Eduardo Galeano, poco después del golpe de Estado, financiado por la CIA y liderado por el traidor General Augusto Pinochet Ugarte, que derrumbo al Doctor Salvador Allende, Presidente Constitucional de la República de Chile. Corría el ciclo lectivo 1974-1975.

De la mano de mi tío, Carlos Enrique el Chino Carrera Samayoa fui leyendo libros que me regalaba para mi cumpleaños, comenzando con “El Llano en llamas” de Juan Rulfo, con la contundencia de su palabra parca y seca, remota y honda, los libros de cuentos de Jorge Luis Borges, entre los que me fascinaron “La fundación mítica de Buenos Aires” y de los gauchos pendencieros. Leí naturalmente, los sabios versos del Martín Fierro. Me regaló su propio libro “De mi barrio y otros cuentos” que fuera prologado por Alfonso Enrique Barrientos e ilustrado por Dagoberto Vásquez. En ese libro se encuentran sus cuentos ganadores de los Juegos Florales de la feria de Independencia de Quetzaltenango, entre ellos, “Masticando una pena”. Al retornar de Chicago y de reiniciar mis estudios de Economía en la Facultad de Ciencias Económicas en la Universidad de San Carlos de Guatemala, en el propio año del terremoto de febrero de 1976, tuve la fortuna de ser alumno de Mario Alberto Carrera Galindo, en un feliz curso de redacción y literatura. Fue entonces, que empecé a leer libros como “Así hablaba Zaratustra” de Federico Nietzsche, “El hombre que parecía un caballo” de Don Rafael Arévalo Martínez, que mi bisabuela materna y sus hermanas habían ayudado a publicar en su edición príncipe en la ciudad de las altas cumbres, más o menos en 1915; “El Contrato Social” de Juan Jacobo Rousseau y “La Patria del Criollo” de Severo Martínez Peláez, mi maestro del curso de Historia Económica de Centroamérica, exalumno de matemáticas de mi abuelo Santos Carrera Balcárcel, en la ciudad de la estrella. Este fin de semana, no deje de ir a Filgua 2016, en el Parque de la Industria y lleve a los patojos y patojas para que tengamos una nueva generación de lectores.

Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
En India capturan a rata que le crecía una planta en la espalda

El roedor fue encontrado entre los cultivos de soya, donde los agricultores quedaron sorprendidos.

noticia
Afligidos por lo que pasa en Venezuela
noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Construirán paso a desnivel entre Guatemala y Santa Catarina Pinula

La obra facilitaría el tránsito vehicular desde la zona 10 hacia dicho municipio.



Más en esta sección

The Garifuna Collective

otras-noticias

Las compras de la PNC bajo la administración de Tzuban

otras-noticias

Cientos de manifestantes mantienen activa la Plaza

otras-noticias

Publicidad